Blog
Por: Alejandra Frias

4 consejos para mantener tu casco de ciclismo en buenas condiciones.

El casco es el accesorio más importante que debe tener todo ciclista al momento de salir a rodar en bicicleta. Te protege de cualquier golpe o lesión fuerte que puedas llegar a sufrir en la cabeza durante la carrera/entrenamiento.

Para asegurarte de que tu casco funcione perfectamente y te proteja de cualquier golpe, te proporcionamos 4 consejos que te permitirán tener tu casco en buenas condiciones.

  1. Protégelo de impactos innecesarios

Los cascos están diseñados para protegerte contra el impacto, pero la exposición a impactos innecesarios puede debilitarlo con el tiempo. Un clásico error que cometemos es colocar el casco en el bolso y luego tirarlo al suelo sin tener cuidado, recibiendo éste el golpe.

  1. Protégelo del calor extremo

Se aconseja no exponer tu casco de ciclismo a altas temperaturas fuera de los entrenamientos, ya que sus piezas suelen estar unidas con pegamento que puede derretirse a temperaturas extremas. No lo dejes en contacto directo con el sol o en el asiento de tu automóvil, mucho menos si es un día de verano.

  1. Lávalo con cuidado

Para lavar tu casco se recomienda que uses agua y jabón suave, y que nunca apliques amoniaco o lejía. Luego, debes enjuagarlo bien y dejar que se seque al aire.

  1. No intentes repararlo después de un accidente

La mayoría de los cascos están diseñados para resistir un impacto a gran escala. Uno nada más. Una vez que se produce ese impacto, no intentes mantener el casco o repararlo. Algunos daños pueden ser difíciles de detectar a veces, por lo que es mejor ir a por lo seguro y obtener uno nuevo.

Deja un comentario