Blog
Por: Alejandra Frias

6 errores comunes que comentemos al entrenar para una carrera.

Las posibilidades de estar en forma, saludable y listo para una carrera se mejoran si se entrena de una manera inteligente. En muchas ocasiones uno de los mayores desafíos de participar en una carrera es llegar bien a la línea de salida. Las posibilidades de estar en forma, saludable y listo para una competencia se mejoran si entrenamos de una manera inteligente, no necesariamente más difícil.

Con eso en mente presentamos seis errores comunes en el entrenamiento para corredores:

  1. No construir una base.- Muchos corredores caen en la trampa de ir por entrenamientos de velocidad antes de haber construido una base sólida de resistencia. Tener unas semanas corriendo antes de iniciar el plan de entrenamiento específico para tu prueba, te dará el acondicionamiento necesario, a la vez que ayudará a evitar lesiones ya que tus músculos estarán más fuertes y resistentes.
  2. Aumentar rápidamente el volumen y /o la intensidad.- A veces es fácil dejarse llevar por los beneficios que obtenemos al correr e intentamos ir más allá demasiado rápido. Un aumento repentino en el volumen o la intensidad del entrenamiento es uno de los mayores predictores de lesiones. Los tejidos del cuerpo como los músculos, tendones, ligamentos y también los huesos necesitan tiempo para adaptarse gradualmente a la carga del entrenamiento y demasiados aumentos podrán resultar en una lesión crónica o aguda.
  3. No descansar.- Menos es más aplica también aquí. Muchos triatletas tienen miedo de descansar, ya que temen que van a perder todo lo que han ganado en un instante. Sin embargo, las ganancias en acondicionamiento realmente se dan cuando descansas, no mientras entrenas. Tu cuerpo necesita recuperarse para permitir que las adaptaciones fisiológicas a un estímulo de entrenamiento se realicen. La incorporación de un día de descanso regular o un día muy fácil en tu entrenamiento te permitirá recargar física y mentalmente tus baterías y es más probable lograr un mejor rendimiento a largo plazo.
  4. Hacer a ritmos demasiado altos las sesiones de recuperación.- Para poder cosechar los beneficios de las sesiones rápidas o de intervalos que hicimos, tu cuerpo necesita recuperarse. Aquí es donde entrenar a ritmo lento es importante, sobre todo si entrenas varios días consecutivos. En los días siguientes a un entrenamiento duro o rápido debes asegurarte de recuperarte a un paso más lento.
  5. No alimentarte bien.- Algo muy importante en tu preparación es la alimentación, algo que a veces no prestamos la debida atención. Tomar las alimentos necesarios en los momentos indicados no solo nos ayudará a tener un mejor rendimiento también nos ayudará a recuperarnos más rápido. Un desayuno ligero antes de entrenar, comer alimentos altos en proteína justo al terminar las sesiones duras, tomar alimentos sanos durante el día, son algunos consejos que te ayudarán a tener energía durante el día y mejorar tu forma
  6. La consistencia vence a la intensidad.- Consistencia en el entrenamiento es probablemente el factor más importante si estás buscando mejorar como triatleta a corto y largo plazo. Muchas personas cometen el error de pensar que son las sesiones super duras las que los pondrán en forma. Pero de lo que no se dan cuenta es que el acondicionamiento neuromuscular se construye en semanas, meses o incluso años de trabajo consistente.

Deja un comentario