Blog
Por: Alejandra Frias

Algunas situaciones que únicamente entienden los ciclistas lentos.

Ser lento en un grupo de ciclistas no es algo malo. De hecho, si estas empezando a rodar, ser lento es de los momentos más divertidos ya que estas aprendiendo nuevas habilidades y tus mejoras son notables en cortos periodos de tiempo.

Si ya estás acostumbrado a las rodadas y tienes experiencia, probablemente estés satisfecho con tu ritmo, tus habilidades han tenido su desarrollo a lo largo de los años. Además, la velocidad es algo relativo, si es que tienes oportunidad de entrenar con otro grupo diferente puede ser que seas de los rápidos.

No obstante de esto, hay algunas cosas que únicamente los ciclistas que son considerados como “lentos” pueden entender.

  1. Saberse el último del grupo en una colina. Poco a poco observas que el grupo se aleja de ti y que tendrás que andar a marchas forzadas para alcanzarlo.
  2. Tener que hacer conversiones del tiempo hacia cierto destino para calcularlo con tus propios ritmos. “¿Cuánto falta para llegar?”, te contestan “20 minutos”, pero el ciclista lento sabe que debe hacer la conversión de tiempo para entender a cuanto equivalen esos 20 minutos de un cliclista “rápido”.
  3. El mito de “reagruparse”. En cada rodada en grupo hay un momento en que los ciclistas se paran en algún lugar para volver a unir el grupo. Tú, al ser un ciclista lento, eres el último en llegar. Simplemente cuando llegas, los demás se ponen de pie y arrancan de nuevo a pedalear. Tu tiempo de descanso ha desaparecido.

Estas son únicamente algunas de las situaciones que se viven en este gran deporte que amamos.

Deja un comentario