Blog
Por: Alejandra Frias

Algunos pensamientos que tenemos cuando nos inscribimos a un triatlón (especialmente si es el primero).

Inscribirte a un triatlón es algo que se debe tomar muy en serio. El comprometerte con una inscripción es apenas el primero de muchos pasos que tendrás que dar para llegar a la línea de meta.

La excitación, miedo, segundos pensamientos y dudas son parte del proceso normal que sucede en tu cerebro. No importa si es tu primer triatlón sprint o tu décimo octavo Ironman, todos vivimos la misma adrenalina.

Hay de todos los pensamientos, desde emoción hasta arrepentimiento. Te compartimos algunos de los más comunes.

  • Hacerlo oficial en las redes sociales. “Si no se publica, no existe” ¿verdad?
  • ¡Que! Espera ¿Cuánto me acabo de gastar? ¿Debe haber alguna forma de cancelar esto?
  • Mmmm… ¿Realmente me acabo de inscribir a _______ (inserta tu prueba aquí)
  • ¡Bien! ¡Es hora de buscar en google programas de entrenamiento!
  • Goosfraba… sólo tengo que nadar ___ mts, rodar ___ horas y correr ___ kms a la semana. Es fácil. La mente lo puede todo.
  • El primer día de entrenamiento “F**k, olvidé poner la alarma. Ok, empiezo mañana, recorro mi día de descanso del viernes, hago la sesión de fuerza el sábado y todo bien”.
  • El segundo día de entrenamiento “¡Doble F**k, no me levanté! Ok, empiezo mañana, realizo doble sesión de bicicleta el miércoles y el viernes, repito sesión de fuerza el sábado y el domingo cuando acabe hago la otra que me faltaba”.
  • ¡Vayamos de compras! Nada más me faltan mis goggles, mis tapones de oído, mi pull boy, mis aletas, mi bicicleta, cambiar los frenos, comprar un trisuit, actualizar mi garmin/polar/suunto/…., etc.
  • Oigan, me acabo de inscribir a ______, vamos a hacerlo juntos. Será igual que en ______ (alguna experiencia deportiva pasada).
  • ¿Qué? ¿Debo comer más? ¿A que te refieres con que la nutrición es muy importante? ¡Pero si apenas me encuentro en forma! ¡Me costó tanto trabajo!
  • ¡Giuc! Odio, odio, odio, odio el sabor de los geles.
  • Concéntrate, recuerda cuando en clases de primaria pusiste atención durante todo el curso y fuiste el primer lugar. Apuesto que es igual en un triatlón, basta con hacer todos los entrenamientos.
  • No, en mi grupo de edad no están haciendo esos tiempos, tengo buenas posibilidades. (Checas los resultados del año pasado) ¡Qué! ¡Eso no puede estar bien!

Deja un comentario