Blog
Por: Alejandra Frias

Algunos consejos para nadadores avanzados

Descubre los mejores consejos para mejorar tu nado eficientemente en pocos pero seguros pasos.

  1. Entra al agua con tus dedos primero

Si bien todo nadador conoce que para romper la fricción del agua tiene que entrar con las manos por delante de la cabeza, también debe recordar y mantener que los dedos junto al movimiento de los brazos son el mecanismo ideal al para poder quebrar la densidad y la resistencia que ofrece el agua.

Una vez dentro del agua, el brazo debe seguir el movimiento que dibuje en el agua tus dedos, de manera uniforme. El brazo no puede quedar completamente recto, lo ideal es que tanto el codo, como el resto de tu brazo sigan un ritmo coordinado con los cortes en el agua que realizan tus dedos. Más velocidad y aerodinámica.

2.- Intenta alcanzar lo más que puedas con tus brazos

El alcance es la clave para ganar velocidad en carreras de natación. Aunque ya seas un experto, mantén en cuenta que al momento de ingresar al agua tu cuerpo debe moverse como un todo, emulando un mecanismo y como si tus brazos fueran tu herramienta. Gana centímetros por cada brazada y mejorarás tu marca personal.

  1. Ubica tu cabeza en el centro

Existe un consejo certero para mantener el equilibrio dentro del agua e ir en línea recta. Tu mano, bajo ningún motivo debe cruzar tu centro alineado de posición. La clave es ir en equilibrio mecánico con tus hombros. Para ello debes ejecutar tu brazada, seguida de tu mano como guía, en coordinación lineal con tu hombro.

  1. Rota tu cuerpo

No importa cuán fuerte o atlético seas, si no posees la técnica adecuada, entonces no irás rápido. Al rotar el cuerpo dentro del agua, puedes alcanzar muchísimo más trayecto y acumular más fuerza para luego salir despedido como un misil. Esta técnica dosifica la cantidad de esfuerzo que tienes que ponerle a cada brazada.

De los hombros es de donde viene la mayoría de la mecánica requerida para poder nadar eficientemente. Cualquier nadador experto debe conocer que al rotar, además de los hombros también rotan otras partes del cuerpo como los pectorales, abdominales inferiores y tu centro de gravedad, que te darán una buena ubicación y equilibrio.

  1. Mantén tus manos relajadas

Este consejo es realmente sencillo de aplicar. Sin importar que tan experto seas nadando, mantén en mente que al momento de intercambiar brazadas, el lugar que tus manos deben ocupar en el agua debe ser el correcto: alineadas a tu centro de ubicación, pero al mismo tiempo relajadas, ya que un exceso de rigidez en éstas será negativo.

  1. Alza tus codos

Al alzar correctamente tus codos en el aire al momento de entrar en el agua, lo harás en el ángulo correcto. De este modo podrás sacar agua óptimamente puesto que tendrás a todo tu antebrazo en marcha.

  1. Modifica el ritmo de tu patada dependiendo de la distancia

Para trayectos entre los 50, 100, 150, incluso 200 metros no necesitarás demasiada conservación de energía, por ello puedes patalear lo más que puedas para alcanzar tu objetivo. El desafío se presenta cuando son competiciones de alto rendimiento y de largo metraje. Donde además de que debes dosificar bien tu energía, tendrás que usar bien tu patada, ya que la meta se encuentra lejos.

Deja un comentario