Blog
Por: Regina Falanche

Alimentación para un IRONMAN según el campeón del mundo Sebastian Kienle

Sebastian Kienle explicó cómo afronta nutricionalmente la semana final a una prueba, incluida la competición de un IRONMAN.

Durante la semana previa a su última participación en Kona, Kienle compraba comida en el supermercado, para ello ya traía de casa un plan de alimentos que los pudiese encontrar fácilmente en los supermercados.

 

 

Sebastian Kienle explicó cómo afronta nutricionalmente la semana final a una prueba, incluida la competición de un IRONMAN

Sebastian Kienle explicó cómo afronta nutricionalmente la semana final a una prueba, incluida la competición de un IRONMAN

Pasta y pavo fueron los productos básicos, y en cuanto a la bebida compraba a la que enriquecía con pastillas de electrolitos.

La prueba era muy temprano, a las 6:30 de la mañana, por lo que la cena previa fue temprana y fácil de digerir. Lo que tomó fue: pasta con salsa de tomate y pavo, agua mineral y medio vaso de vino tinto para ayudarme a dormir.

Antes de la prueba desayunó, y al ser muy temprano buscó que la comida tuviera sabor; tres rebanadas de pan blanco tostado con jarabe dulce, una barrita de energía, dos tazas de café negro y, aproximadamente, medio litro de agua.

Una vez en boxes, no descuidó la nutrición bebiendo 750 cl de isotónica y comiendo otra barra energética.

La nutrición en carrera la inició nada más subirse a la bicicleta. Dio importancia al alimento sólido, pues utilizó 3 barritas divididas en 2: 1.5 de Energize Wafer (cortada en 5 trozos) y 1.5 barrita tradicional (cortada en 6 trozos). Estas barritas las va distribuyendo a los largo del recorrido.

Llevó en bici el equivalente a 4 bidones propios distribuidos de la siguiente forma:

Un bidón con isotónica

Un bidon con Isomax Sports Drink una mezcla de Power Bar que lleva cafeína,

Dos bidones llenos de geles mezclados con un poco de agua. En cada bidón 12 Powergels de tres tipos, 4 de ellos son de cafeína.

Aparte del líquido propio, Sebastian Kienle bebió de los ofrecidos por la organización, en total dice que 7,5 litros de líquido.

Para la carrera a pie llevó también alimento propio: Dos Powergels con cafeína en el cinturón portadorsal y uno normal en la mano que se lo tomó en los primeros kilómetros.

Además en cada abastecimiento fue más despacio, en una táctica de aprovechar al máximo las ingestas y contenido de los vasos que daban.

Deja un comentario