Blog
Por: Alejandra Frias

Aprende a correr con el calor del verano.

Entrenar al aire libre en verano no es nada fácil. Con temperaturas alcanzando los 35 grados, la sofocante humedad y el sol abrasando la piel uno fácilmente se siente incapaz para salir a correr.

Entrenarse con el calor y la humedad del verano requiere una buena planificación, teniendo en cuenta los horarios de salir a correr, la ropa y el material deportivo a utilizar. Además de respetar las condiciones climáticas y el fuerte sol. Aún con una buena preparación, será más duro que entrenarse durante las otras estaciones del año ya que el calor y la falta de humedad pueden acelerar el proceso de deshidratación

Antes que nada hay que entender que los seres humanos estamos diseñados para resistir largas distancias, ya que:

  • Disponemos de un tendón de Aquiles enorme, lo que favorece un retorno energético cuando corremos
  • Disponemos de una piel casi por completo sin pelo y una capacidad de sudoración muy sofisticada
  • Tenemos grandes glúteos también llamados los músculos de los corredores
  • Disponemos de un ligamento especial que conecta nuestro cráneo con la parte superior de nuestra columna vertebral, el cual que impide que nuestra cabeza “rebote” mientras corremos

Durante el verano lo que más sufre es nuestro avanzado sistema de sudoración corporal. En lugares con temperaturas altas y mucha humedad, esto provoca una disminución de nuestra capacidad de enfriamiento por transpiración. Esto da lugar a que nuestro cuerpo poco a poco se va sobrecalentando.

Por otra parte en lugares cálidos con poca humedad, el calor y la falta de humedad en el aire pueden acelerar el proceso de deshidratación, lo cual afecta negativamente al rendimiento deportivo.

A continuación, algunos síntomas comunes relacionados con el calor y la deshidratación o sobrecalentamiento corporal:

  • Calambres o calambres de calor. Existen como consecuencia de la pérdida de fluidos y electrolitos. Estos espasmos musculares pueden ocurrir durante la carrera o después. Para evitarlos es bueno asegurarse de mantener el cuerpo hidratado suficientemente y de proporcionar electrolitos al cuerpo mediante bebidas isotónicas, geles y/o plátanos
  • Deshidratación severa. Un atleta puede perder hasta 40% de los fluidos corporales y experimentar síntomas como mareos, náuseas e incluso desorientación. Hay que hidratarse suficientemente antes, durante y después de la carrera
  • Fatiga debido al sobrecalentamiento corporal. Cuando entrenas duro durante el calor del verano corres el riesgo de sufrir fatiga por sobrecalentamiento corporal. En el caso de sospechar que tú o algún compañero sufre de sobrecalentamiento hay que realizar una pausa en el entrenamiento y buscar un lugar en la sombra o con aire acondicionado para enfriar el cuerpo, y beber algo frío
  • Golpe de calor. Un golpe de calor puede ser muy peligroso, ya que la temperatura corporal habrá superado los 40,5 C°. Hay que buscar un lugar con aire acondicionado y un buen baño frío, el cual puede dar alivio a esa condición que es muy común para deportistas que practican deporte en verano. O requerir atención médica inmediata.

 

Deja un comentario