Blog
Por: Alejandra Frias

Beneficios de correr con una zapatilla natural.

El ser humano cuando anda aterriza con la parte central del pie. De hecho, los niños que empiezan a andar comienzan de esta manera. Usan los amortiguadores naturales del cuerpo de forma óptima. El uso del calzado ha facilitado una disminución en la función natural del pie y se observa que el pie se desarrolla menos que en grupos que no usan calzado. Los músculos, tendones, articulaciones y huesos de corredores descalzos están más desarrollados y funcionan de forma óptima, contrariamente a los corredores que usan zapatillas de correr.

La persona que corre descalza suele utilizar más la planta y el dedo gordo del pie.

La pisada y los ‘GAIT’ de corredores que utilizan calzado y de los que no lo usan difieren mucho. Cuando nos ponemos zapatillas o zapatos cambia nuestra manera de andar o correr. El ‘GAIT’ de corredores con zapatillas empieza con la pisada del talón al suelo, lo cual implica un aumento en el impacto en la tibia y, como consecuencia, un elevado uso del músculo tibia anterior. Una lesión común derivada de dicha pisada son los famosos ‘shin splints’. De lo contrario el corredor descalzo suele usar más la planta y el dedo gordo del pie, lo cual implica más los músculos de las cadenas posteriores de la pierna, como los isquiosurales y isquiotibiales. Las zapatillas “barefoot’ como los ‘Vibram five fingers’ ayudan a generar un GAIT más favorable y una mecánica menos lesiva para el organismo. Este tipo de producto no es una moda, sino un desarrollo de zapatilla científicamente probada y avalada por miles de corredores en el mundo.

La zapatilla ‘barefoot’ también llamada ‘zapatilla natural’, es un tipo de zapatilla con una suela ultrafina y flexible, lo cual imita la manera de correr descalzo. El hecho de que la suela sea ultrafina permite un contacto más directo con el suelo y se observa un mejor ‘feedbakc’ en corredores en cuanto a postura y cadencia.

Correr desde la puntilla o planta del pie es más eficaz porque facilita una mayor absorción de la energía elástica y esto deriva en una mayor propulsión y un menor gasto energético para moverse hacia delante. Resumiendo, se requiere menos fuerza, se gana en mejor técnica, se adquiere más velocidad y menos lesiones.

Fuente: Mundodeportivo.com

Deja un comentario