Noticias
Por: Daniel Cruz

Claudia Rivas, una triatleta reflejada en la luna de los espejos.

México, 16 ago (EFE).- A menos de dos años de aparecer en la competencia de su vida, la triatleta mexicana Claudia Rivas suele pararse delante de los espejos para ver su figura reflejada y repetir un oración corta: Tokio 2020, Tokio 2020, Tokio 2020.

“Hice algo así antes de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Delante del espejo me vi entre las 10 mejores; quedé novena a dos segundos del diploma olímpico y ahora voy a imaginarme con una medalla”, asegura en entrevista a Efe la deportista de 29 años.

Luego de recuperarse de una fractura del sacro y de una lesión en el calcáneo, Rivas ganó el mes pasado la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, y aunque ha sido un buen inicio del ciclo olímpico, asume que para estar entre las tres del mundo debe superarse.

“Mi natación es buena, soy de las que sale del agua en buen lugar. En la bicicleta me va bien y aunque siempre se puede mejorar en ambas, donde debo hacerlo más es en la carrera. Necesito más entrenamientos largos”, explica.

Claudia es una portentosa deportista de 1.71 metros de estatura, considerada una de las cartas importantes de México para los Juegos Panamericanos de Lima que transcurrirán del 26 de julio al 11 de agosto 2019 y a los que acudirá estimulada por un recuerdo doloroso.

“Días antes de los juegos continentales de Toronto 2015 perdí la piel de la planta de mis pies; no podía correr, entonces le propuse al entrenador guiar a las compañeras de equipo en la natación y el ciclismo”, recuerda la deportista, cuya actuación ayudó a su compatriota Paola Díaz a ganar medalla de plata.

Aquella vez, sentada en una silla de ruedas con los pies enrollados en vendas color tierra, Claudia Rivas dijo que a veces las medallas más hermosas no llegan a colgarse y aunque le dolía más el corazón que los pies no tenía tristeza porque derrotas como la de aquel día le permitían crecer.

“Fue difícil, yo era la punta de lanza del equipo, pero al año siguiente en Río las cosas salieron bien” recuerda.

Aunque estará entre las candidatas a medalla en Lima, lo cierto es que la prueba será complicada para la mexicana que deberá enfrentarse a la campeona mundial Flora Duffy, de Bermudas, a las estadounidenses Katie Zaferes y Kirsten Kasper y a la chilena Barbara Riveros, campeona defensora, entre otras.

“Será duro pero creo mucho en el trabajo. El único secreto es entrenarse duro y estoy ilusionada con hacer una buena competencia en los Panamericanos”, asegura Rivas, teniente de corbeta de la Marina de México.

Como consecuencia de las lesiones, Claudia aún no ha podido sumar en el ránking para los Juegos Olímpicos. Hacerlo y ganar una medalla en la justa continental son sus prioridades.

Después de eso tendrá permitido verse reflejada en el espejo con más detalles, vestida verde, blanco y rojo la primera semana de agosto en el parque en el centro marítimo de Odaiba, donde espera lograr el milagro de su vida en el triatlón de Tokio 2020.

Fuente: Gustavo Borges – https://www.eurosport.es/triatlon/claudia-rivas-una-triatleta-reflejada-en-la-luna-de-los-espejos_sto6890421/story.shtml

Deja un comentario