Blog
Por: Regina Falanche

¿Cómo afrontar tu primer IRONMAN sin morir en el intento?

Todos pasan por las mismas situaciones antes del primer IRONMAN, por lo que no hay necesidad de preocuparse, pues con estos puntos podrás llegar tan preparado como te lo imaginaste.

 

Lo más importante es tener una buena resistencia aeróbica, a base de rodajes largos y de baja intensidad en los tres deportes.

Lo más importante es tener una buena resistencia aeróbica, a base de rodajes largos y de baja intensidad en los tres deportes.

Mucha planificación: Elaborar un plan con cuatro meses de antelación. Aunque es muy complicado llegar en perfectas condiciones para afrontar la prueba, se requiere hacer una programación correcta de entrenamientos, en función de tus características y disponibilidad de horarios.

Trabajar fuerza y fuerza resistencia: Aunque el trabajo vital para un IRONMAN es de fondo y por lo tanto, los ritmos fáciles son, cuantitativamente, la base del entrenamiento, no debes olvidar las sesiones con trabajo específico de fuerza y de fuerza-resistencia, al menos un día por semana.

Ejercita tu estómago tanto como tus piernas: Aprender a asimilar correctamente los alimentos, sólidos y líquidos durante la competición.

Resistencia total: Lo más importante es tener una buena resistencia aeróbica, a base de rodajes largos y de baja intensidad en los tres deportes. Para evitar la monotonía y el aburrimiento se puede buscar compañeros para las salidas de bici, ejercicios de técnica para la natación o algo de música para la carrera a pie.

Llegar descansado al día de la carrera: La mejor receta es llegar impaciente por devorar kilómetros el día de la carrera, no antes.

Utilizar ropa de material cómodo y fiable: Hacerlo pensando que estarás muchas horas compitiendo. Es preferible tardar un poco más en las transiciones para cambiarte de ropa, si ello te hará sentirte más cómodo en cada uno de los segmentos.

One Comment

Deja un comentario