Blog, Noticias
Por: Alejandra Frias

Decálogo de una adecuada hidratación.

Compartimos contigo el decálogo de una correcta hidratación. 

  1. Es importante hidratarse antes, durante y después del ejercicio. En términos generales es recomendable beber 500 ml dos horas antes del ejercicio. Entre 100-150 ml cada 15-20 minutos durante el ejercicio, y 500 ml después del ejercicio.
  2. La sed es un síntoma tardío de deshidratación en nuestro organismo. No hay que esperar a tener sed, porque ésta no aparece hasta que se ha perdido un 1 ó 2% del agua corporal, es decir cuando ya estamos deshidratados y el rendimiento ha comenzado a disminuir.
  3. Lo ideal es tomar la bebida fresca (10-15°C) para que el cuerpo la asimile más rápidamente; especialmente en los días mas calurosos.
  4. Para actividad física de baja o moderada intensidad y de menos de una hora con baja sudoración, será suficiente con beber agua, en lo posible beber unos 500 ml antes, durante y después de la actividad.
  5. Para actividades de alta intensidad o larga duración con sudoración excesiva es recomendable tomar bebidas isotónicas, las cuales ayudan a prevenir la fatiga al reponer líquidos, sales minerales y glucosa, contribuyendo de esta manera a una mejora del rendimiento físico. A mayor sudoración, más agua, sales minerales y glucosa que reponer.
  6. Es recomendable beber pequeños sorbos regularmente durante el ejercicio, así nos mantenemos hidratados constantemente.
  7. Hay que evitar beber durante momentos de alta frecuencia respiratoria, pues al hidratarnos en estos momentos estaremos privando a nuestro organismo del oxígeno cuando más lo necesita.
  8. Evitar tomar bebidas con cafeína antes del ejercicio: tienen efectos diuréticos que pueden acentuar la deshidratación.
  9. Los suplementos de potasio no son necesarios, las perdidas no son significativas y sus niveles en exceso pueden provocar alteraciones en el ritmo cardíaco.

Referencia: enfermera.io

Deja un comentario