Noticias
Por: Daniel Cruz

El alemán Jan Frodeno piensa que para ser un gran triatleta hay que ir escalando distancias.

Jan Frodeno ha reconocido que suele entrenar en promedio la distancia de 600 kilómetros cada 7 días, los divide entre natación (25), ciclismo (365) y carrera (110). Para lograr eso, ha acostumbrado a su cuerpo a ingerir cerca de 10 mil calorías diarias y poder recuperar el desgaste y esfuerzo realiado. Si, leíste bien, ¡Diez mil!

Pero Frodeno sabe que es un profesional. Su punto de vista es que hay algunos triatletas amateurs que quieren arrancar con distancias más largas en lugar de ir avanzando gradualmente con el paso del tiempo. Eso para él es un error gigantesco ya que realizar estas duras cargas de entrenamiento requieren un periodo de adaptación hacia el cuerpo. Cosa que no mucha gente quiere entender.

“Este es un plan normal para mí una semana pero para un triatleta no profesional que está comenzando a enfrentase a la distancia ironman es una locura. Yo llevo como triatleta profesional 17 años y me puedo enfrentar a estos desafíos”, comenta el alemán.

Uno de los principales motivadores que tiene el triatlón y en específico las pruebas de media y larga distancia, es que son altamente adictivas. El hecho de ir superando una propia marca, un tiempo, una distancia recorrida genera una sensación genial en el organismo. Al respecto Jan menciona “Creo que en el Ironman se puede hablar de adicción. Incluso después de competir no puedo descansar y tengo que salir a entrenar y moverme. Aunque sean 20 minutos mi cuerpo me lo pide y lo necesito”.

Es por eso que pide a los triatletas que le siguen que tomen sus entrenamientos con mesura. El llegar a nivles competitivos requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Cosa que se da con la posibilidad de tener el tiempo a tu favor. Sin tiempo es difícil y es cuando varios triatletas quieren esforzar de más el cuerpo, cosa que no resulta siempre como se desea.

 

Información de referencia: Diario de triatlón

Deja un comentario