Blog
Por: Regina Falanche

El vino y el ejercicio sí se llevan bien

Numerosos estudios han demostrado que beber vino es bueno para la salud y que realmente beneficia al corazón.

Sin embargo, según una nueva investigación llevada a cabo en el Hospital Universitario Palacký (República Checa) llamada In Vino Veritas,  la bebida sólo es buena para el corazón cuando se combina con ejercicio de alto rendimiento.

Numerosos estudios han demostrado que beber vino es bueno para la salud y que realmente beneficia al corazón.

Numerosos estudios han demostrado que beber vino es bueno para la salud y que realmente beneficia al corazón.

Durante el estudio, 146 participantes tomaron vino durante un año, siendo controlados los efectos sobre los marcadores cardíacos de los voluntarios, tales como los niveles de colesterol, por ejemplo.

Los participantes masculinos bebieron de dos a dos copas y media diariamente, cinco veces por semana, mientras que las mujeres ingirieron de una o dos con la misma frecuencia.

La mitad de los participantes bebieron vino tinto y la otra mitad vino blanco. También hubo control de dietas y de las actividades físicas de los voluntarios.

Los resultados mostraron que el consumo de vino no sólo afecta a los niveles de colesterol, glucosa en sangre, triglicéridos y los niveles de marcadores inflamatorios como la proteína C-reactiva.

La ventaja de la bebida sólo se ve cuando se hace ejercicio al menos dos veces a la semana, por eso, como tip Triméxico, te recomendamos hacer entrenamientos para disminuir el efecto del alcohol.

En estas condiciones, hay una mejora significativa en los niveles de colesterol, ya que el HDL (colesterol bueno) aumentó y el colesterol LDL (colesterol malo) disminuyó.

Deja un comentario