Noticias
Por: Daniel Cruz

Este hombre espera correr 2:50 en la maratón de Boston el lunes.

Tim Don, es el poseedor del récord mundial en el triatlón de la franquicia Ironman. El año pasado tuvo una fractura muy peligrosa en el Campeonato del Mundo en Kona y ahora se encuentra a algunos días de correr el Maratón de Boston.

Tuvo que utilizar un mecanismo que le permitiera sanar de la lesión. Como lo explica su médico: “El halo es un dispositivo de tortura medieval, pero es la mejor opción para una recuperación completa en el largo plazo. Tomas alfileres de titanio y los atornillas en el cráneo, dos delante y dos detrás, los unes a barras de metal que se adhieren a un busto que te pones durante tres meses y que no puedes quitar. Si, es difícil si estás en ese caso pero funciona”.

Seis meses después de que las clavijas estuvieran atornilladas en su cráneo, él competirá el lunes en el maratón de Boston. Espera terminar en aproximadamente 2 horas y 50 minutos, casi el mismo tiempo que corrió en mayo pasado cuando estableció el récord mundial de Ironman, 7:40:23, que incluyó cinco horas de natación y ciclismo de antemano.

La historia de Tim Don es en muchos sentidos la encarnación de los atletas de resistencia de élite. A los 40 años, Don tiene una ventana para que su cuerpo soporte el máximo rendimiento en pruebas físicas. Tiene la necesidad inminente de mantenerse a sí mismo a través de patrocinadores, que tiende a compensar con victorias y exposición, no meramente con puro esfuerzo.

“Nunca he tenido otro trabajo, y este deporte es mi forma de vida. No sé de otra manera “.

“Si me voy a recuperar, voy a recuperarme al 110%”, dijo. “Voy a traspasar los límites y regresar tan pronto como pueda, lo mejor que pueda, y tratar de ser incluso mejor que antes. ¿Por qué no?

El accidente interrumpió una carrera de dos décadas. Tim compitió en sus primeras Olimpiadas en 2000 y asisitió a dos más. En 2006, ganó el triatlón del campeonato mundial a la distancia olímpica. Para 2014, se había actualizado a distancia Ironman, una carrera agotadora de un baño de 2.4 millas, un paseo en bicicleta de 112 millas y un maratón a pie.

Su gran avance finalmente llegó el año pasado. Ganó cinco de seis carreras, y el 28 de mayo, en condiciones ideales en el Ironman Brasil, batió el récord mundial de una carrera de la marca Ironman por cuatro minutos.

Pero el 11 de octubre en el Campeonato Mundial de Ironman, un vehículo utilitario se dio vuelta apresuradamente en una estación de servicio y lo golpeó en el costado.

Para su recuperación, John Dennis, un triatleta amateur que había tratado al equipo británico de triatlón olímpico voló en noviembre desde Gran Bretaña para supervisar el tratamiento de Tim en camino a su recuperación.

Improvisaron un plan para mantener su estado físico aun teniendo el “halo” soportando su cráneo. Trabajaron mucho en fortalecer su parte inferior del cuerpo.

“Al final, su trabajo probablemente haya valido la pena”, dijo Dennis. “Tenía algunas dudas sobre Boston. Pensamos que era demasiado pronto. Pero nada realmente me sorprende ahora”.

Una semana antes del maratón, Don tenía hasta 20 horas de entrenamiento, en comparación con sus típicas 30 antes de la lesión. El ahora sigue planeando competir un Ironman en julio.

La natación sigue siendo un desafío. Incapaz de girar constantemente el cuello para respirar durante las brazadas, se ha mantenido utilizando un tubo de respiración.

Su testimonio inspira y es alentador.

“No tengo idea si esto va a funcionar”, dijo. “Solo sé que estoy aquí mientras otros triatletas están tratando de superar mi récord mundial. Simplemente no quiero ser el segundo en el mundo. Quiero ser el mejor, pase lo que pase, y haré lo que sea necesario”.

Deja un comentario