Blog
Por: Alejandra Frias

Hay que hidratarnos ¡Aún con frío!

Nos tapamos muy bien al salir por la mañana y corremos con guantes y gorro. Nos ponemos mallones largos, buff invernal, gorro y vámonos para el ciclismo. O cuando vamos a nadar, cuidamos mucho el momento al salir del entrenamiento con playeras de manga larga, sudadera y chamarra para no sentir fuerte el cambio de temperatura. Las mismas condiciones del frío hacen que quizá no sintamos la misma sed, por lo que ya en lugar de llevar 2 ó 3 botellas de líquidos llevamos solo una. ¿Te suena conocido?

¡GRAVE ERROR! Aun con frio, ¡nos podemos deshidratar!

Esto se debe a que, además de que tomamos menos líquidos durante el entrenamiento, también consumimos menos frutas y verduras en nuestras comidas. Los ejercicios mantienen su misma intensidad y a pesar que no lo notamos, el cuerpo mantiene su mismo nivel en el sistema de sudoración.

Quizá al sentir que sudamos menos no creemos necesario rehidratarnos.

Para evitar la deshidratación, te recomendamos que sigas llevando tus botellas con líquidos, para que te hidrates antes, durante y después del ejercicio.

Continúa consumiendo diversas frutas y verduras, si no se te antojan frescas, intenta hacerlo en guisados, cocidas, o en sopas. Prueba hacer las verduras al vapor o al horno. Intenta lo mismo que las frutas, combínalas con cereal, avena o algún otro bocadillo.

Otro motivo a tomar en cuenta, es que el aumento de la ingesta de bebidas calientes, tales como el café se incrementa en tiempos de frío. Dado que éste es diurético, deberás reponer líquidos más seguido, por lo que puedes intentar tomar tés en lugar de tanto café.

Te irás dando cuenta de cómo te sientes mejor con estas simples medidas, tu cuerpo te lo agradecerá y te devolverá el favor de tenerlo bien hidratado con un mejor rendimiento.

¡Cuídate e hidrátate constantemente, aun en clima frío!

Fuente: FMTRI

Deja un comentario