Sin categoría
Por: admin

¿De qué color es tu vida ?

La vida entre muchas otras cosas, es un estado de emociones cambiantes a lo largo del días, de las horas, de los minutos. Y si empezamos a asociar esas emociones vemos que se derivan de nuestros pensamientos, conscientes e inconscientes. Así que finalmente una emoción es una consecuencia de lo que cruza por nuestra mente, un sensor.

Pero más allá de la mente, nosotros somos la consciencia atrás de todos esos pensamientos que fluctúan. Éstos pensamientos nos aturden logrando una plena  identificación con la propia mente, olvidando la conciencia o “presencia” atrás, que está en el aquí y ahora.

Uno de los beneficios de los deportes extremos o de deportes como el triatlón, es que consiguen por minutos, o instantes de segundos que nos olvidemos del pasado o del futuro, logrando que nuestra presencia, se asome y nos permita desprendernos de la carga de los problemas, las tristezas o la ansiedad. En ese momento estamos tan presentes que lo único que percibimos es nuestra respiración, la forma en la que vamos a llegar a la siguiente boya, el cambio que vamos a usar en la siguiente subida o el sonido de nuestra pisada . Quizá por eso una vez que lo probamos es muy difícil que lo dejemos ir y nos volvemos devotos y de cierta forma “adictos”. Esto para nada considero que sea algo dañino, al contrario, creo que es la manera perfecta en la que podemos comenzar una evolución espiritual.

Pero nuestra tarea más allá de permanecer en esos estados de consciencia temporales es lograr que esta “iluminación” permanezca el mayor tiempo de nuestras vidas y no solo se limite a las competencias o a esos entrenamientos que realmente exigen el 100% de nuestra energía. Hay que lograr que una tarea tan sencilla como servir un vaso de agua, demande toda nuestra concentración en ello y con más razón cuando estamos con nuestros seres queridos o con cualquier persona dedicándole nuestra atención y tiempo. 

Cuando empiezas a ver la vida de un color, por ejemplo rosa si estás en una etapa de enamoramiento o roja cuando vibras por la pasión a algo o alguien, o gris cuando sientes que todos los días son iguales y la rutina te persigue, o negra cuando sientes que tu vida no tiene salida, sin duda estás atrapado por los pensamientos y por la mente. El estado de la “no mente” es el único que te va a permitir apreciar la vida con TODOS sus colores y formas, sin juicios y etiquetas, pues simplemente te vas a permitir apreciar las cosas con su energía vibrante y la vida entonces adquiere otro sentido.

Siempre he pensado que el ser mejor atleta viene de la mano con un equilibrio en todos los aspectos de tu vida y solo las personas capaces de llegar a un gran nivel espiritual pueden alcanzar el top, como Mark Allen o Crissie Wellington. Y aunque tu objetivo sea solo mejorar tus marcas día con día, permite que este proceso sea completo en toda tu vida. Sigue soñando, pero recuerda que lo único con lo que cuentas es el ahora, pues el pasado es un recuerdo y el futuro es una ilusión. ¡Los sueños se construyen de lo que estás haciendo hoy!.

Palmira C. Álvarez E.

Twitter: @ironbarbie

E-mail: palmira_13@yahoo.com

MÁS COLUMNAS DE PALM CELESTE

{fcomments on}

Deja un comentario