Blog
Por: Alejandra Frias

¿Que indicador nos puede dar nuestra frecuencia cardiaca en reposo?

Ha circulado en varias notas las frecuencias cardiacas de reposo de grandes atletas. Tenemos el caso del ciclistia Miguel Indurain que su frecuencia de reposo era 28. Si, ¡28!

Hay otros atletas como el ultamaratonista Kilian Jornet que nos sorprende con sus 34 pulsaciones en reposo. Pero también tenemos el caso de triatletas como Alistair Brownlee con 34, Javier Gómez Noya con 38.

Este fenómeno es la llamada bradicardia del deportista. Sucede gracias al resultado de un entrenamiento aeróbico en donde el corazón se va agrandando, moviendo cada latido una cantidad mayor de sangre. Es por eso que los latidos pueden llegar a ser menos frecuentes.

Para tomar el pulso en reposo hay que hacerlo en la cama, justo al despertar e incluso antes de levantarte. En caso de que tengas que levantarte por alguna situación fisiológica, atiéndela y vuelve a recostarte dejando que pasen 5 minutos antes de que hagas tu medición, esto con el fin de estabilizar la frecuencia.

Es muy útil dar seguimiento a esta frecuencia en reposo ya que nos puede ayudar a evaluar nuestra condición física y conocer si es que nos estamos recuperando del entrenamiento del día anterior. Variaciones del 10% sobre la cifra habitual pueden indicar que no has asimilado el esfuerzo del día anterior o algún problema de salud (desde situaciones de estrés a estar incubando una gripe) o un problema de sobre-entrenamiento.

Deja un comentario