Blog
Por: Alejandra Frias

Los multisaltos son excelentes para mejorar tu técnica de carrera.

Para mejorar nuestro rendimiento en la carrera es indispensable que incluyamos en nuestro plan de entrenamiento los multisaltos.

Su objetivo principal es incrementar la potencia, la fuerza y la velocidad. Para lograrlo, debemos realizar saltos de todo tipo, pero de forma sistemática y planificada.

Los terrenos más adecuados para realizar estos ejercicios son: pasto artificial, césped o tierra. Sin embargo, si no es posible, los puedes realizar en cualquier otro terreno al que tengas acceso.

La capacidad aeróbica de nuestros entrenamientos nos dará la seguridad para afrontar cada vez una distancia que nos planteemos como reto. Por el otro lado, trabajar la fuerza hará que mejoremos nuestra técnica de carrera y la velocidad de la misma.

Tips:

La mirada debe estar dirigida hacia el horizonte, al frente.

  • Los hombros deben estar paralelos entre sí.
  • El tronco debe permanecer erguido, perpendicular al suelo.
  • El apoyo de los pies deberá hacerse con la planta, ni con la punta, ni con el talón.
  • La pierna de impulso debe extenderse en su totalidad, de manera explosiva.
  • Que haya una coordinación manifiesta entre la pierna de impulso y la acción de los brazos y de la pierna libre.

Podemos realizar tres tipos de multisaltos

  1. Multisaltos horizontales.- Son saltos hacia adelante en los cuales se traslada el centro de gravedad. Podemos diferenciar entre los saltos cortos (potencia) que se trabaja con número de saltos (entre 1 y 10) y saltos largos (potencia-resistencia), los cuales se trabajan sobre distancias de 30 a 100 metros.
  2. Multisaltos verticales.- Son saltos hacia arriba intentando caer en el mismo punto. Se eleva el centro de gravedad, superando obstáculos de diferentes alturas. La altura del obstáculo, determina la carga del entrenamiento y la intensidad del trabajo. El objetivo que se persigue con esta modalidad de trabajo, es la fuerza elástica.
  3. Saltos “en profundidad” o pliométrico.- Son aquellos que emplean el peso del cuerpo y la gravedad para hacer fuerza contra el suelo. En este tipo de ejercicios el músculo se carga con una contracción excéntrica (estiramiento) seguida inmediatamente por una contracción concéntrica (acortamiento). Este trabajo solo deberían realizarlo deportistas experimentados. Algunos ejemplos pueden ser: salta hacia un costado lo más lejos que puedas y cae con un solo pie manteniendo el equilibrio.

Listo, ya tienes varios ejemplos de cómo podemos lograr hacer tu segmento de carrera más eficiente a través de la mejora en tu fortaleza muscular.

 

Fuente: http://runninglife.com.mx

Deja un comentario