Blog
Por: Alejandra Frias

¿Es mejor correr en superficie blanda?

Uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de entrenar la parte de la carrera es sobre qué superficie lo hacemos. Los caminos de tierra, hierba o arena reducen el riesgo de lesión y aumentan tu rendimiento. Entre las causas de lesiones están los malos apoyos, el tipo de calzado, el peso del atleta o la superficie por donde corremos.

Es recomendable correr sobre superficies blandas en la medida de nuestras posibilidades.

 

En la medida de lo posible, la elección de la superficie sobre la cual entrenaremos se vuelve una cuestión importante. Lo ideal es realizar la mayor parte del entrenamiento sobre superficies blandas, especialmente el césped.

¿El motivo?

Una superficie blanda nos produce menor rebote y la amortiguación reduce en gran medida el riesgo de sufrir una lesión. Así, siempre que podamos deberíamos sumar kilómetros sobre superficies blandas y menos agresivas con nuestro cuerpo.

Entre las lesiones más habituales de los triatletas originadas por el entrenamiento de carrera, están la tendinitis o la periostitis. Uno de sus causantes es el abuso de los kilómetros sobre asfalto, una superficie ideal para ir más rápido pero que genera un gran impacto y provoca dolencias en los tendones y en las articulaciones. Al ser tan agresiva también con la musculatura y los huesos, el objetivo sería encontrar una zona de entrenamiento donde los kilómetros puedan hacerse sobre una superficie blanda.

Como conclusión, queda claro que es mejor correr por una superficie blanda ya que reduce la posibilidad de lesiones y aumenta el rendimiento. Las superficies blandas son ideales para tiradas de muchos kilómetros, mientras que cuando el objetivo es hacer un entrenamiento muy intenso y de calidad en pocos kilómetros, escogeremos una superficie más dura como la pista de atletismo o el asfalto, ideal para mejorar nuestro rendimiento.

Fuente: Triatletas en red

Deja un comentario