Blog
Por: Alejandra Frias

Razones para alimentarse e hidratarse adecuadamente durante entrenamientos largos.

Hay que recordar constantemente la importancia de alimentarnos e hidratarnos correctamente para los esfuerzos que demanda un entrenamiento de distancia. No especificaremos el “¿cómo?” sino el “¿por qué?” y daremos razones por las que debemos hacer el mejor esfuerzo para incluir una correcta hidratación y nutrición.

  • Un entrenamiento deshidratado o con niveles bajos de glucógeno aumenta la dificultad del entrenamiento. La deshidratación reduce el volumen de plasma sanguíneo y aumenta la viscosidad de la sangre. Eso significa que el corazón debe trabajar más para bombear el fluido. Del mismo modo, como las reservas de glucógeno muscular y hepático son bajas, el cuerpo debe depender cada vez más de la oxidación de las grasas. Incluso el atleta más delgado tiene abundantes reservas de grasa para alimentar un entrenamiento, su utilización de combustible es más costosa desde el punto de vista metabólico. Eso significa un aumento en la tasa de trabajo que el cuerpo debe realizar para la misma salida de trabajo mecánico.
  • La deshidratación y la consumo de glucógeno retrasan la recuperación. Si bien no es posible reemplazar todo el líquido y carbohidratos perdidos durante un entrenamiento. El consumo durante el entrenamiento de hidratación y nutrición, puede ayudar a reducir la diferencia entre su estado de agotamiento al final de una sesión larga y su línea base homeostática. Eso significa que se requiere menos tiempo para volver a los niveles de líquido y combustible previos al entrenamiento y, por lo tanto, a una recuperación más rápida.
  • Un Ironman puede ser bien definido como una “bancarrota administrada”. A menudo el mayor obstáculo para un rendimiento óptimo es el combustible. Por lo tanto, tiene todo el sentido maximizar la capacidad de su cuerpo para ingerir, digerir y absorber la mayor cantidad posible de carbohidratos y agua. Al igual que entrenas tus músculos y tu mente para tolerar los factores estresantes el día de la carrera, también debes entrenar tu sistema gastrointestinal. Este proceso lleva tiempo, pero bien vale la pena la inversión. ¡El día de la carrera, la incapacidad para alimentar de manera óptima puede ser el cambio de juego!
  • Un último punto. ¿Por qué se dice que el máximo consumo de combustible e hidratación es “casi siempre” la manera de hacer los entrenamientos largos? Existen evidencias de que en ocasiones un entrenamiento programado y con la asesoría de un eperto en donde fomentes el agotamiento (consumiendo poca hidratación y alimento) puede mejorar la tasa de metabolismo de las grasas. Sin embargo, los atletas puede abusar de buscar este efecto y subestiman los costos de entrenamiento bajo. Entonces la solución más simple es quedarse con ‘siempre’ hacerlo bien hidratado y con buena nutrición.

Deja un comentario