Blog
Por: Regina Falanche

Recupérate de acuerdo a la medición de tu pulso, sueño, potencia y ritmo

Cuando quieres saber realmente cómo estás de condición, mides no solo la distancia y velocidad, sino también tu pulso y el tiempo que tardas en recuperarte.

Como tip Triméxico hay que tomar en cuenta los números de la recuperación, los cuales son mediciones claves que pueden indicarnos si puedes recuperarte bien después del trabajo realizado o si, por el contrario, está faltando recuperación. Medir tu recuperación te ayudará a lograr entrenar a tu máxima potencia.

 

 

Recupérate de acuerdo a la medición de tu pulso, sueño, potencia y ritmo

Recupérate de acuerdo a la medición de tu pulso, sueño, potencia y ritmo

He aquí algunos puntos que es necesario tomar en cuenta:

Horas “de sueño o dormidas”: ¿Cuántas horas dormiste ayer por la noche?…¿Fueron ocho o, con suerte, un poco más?… Pero, si por el contrario, respondes que duermes mucho menos de 8 horas diarias, es muy probable que tengas problemas para poder rendir bien en tus entrenamientos. Si, generalmente, duremes pocas horas, sin querer te estarás preparando para un pobre rendimiento y, lo más probable, una mala temporada.

Pulso “en reposo”: Un pulso alto “anormal” en estado de reposo puede ser señal de una enfermedad inminente o bien, o de una mala recuperación. Para saberlo es necesario que tengas información anterior registrada de modo que realmente puedas hacer una comparación. Éste es un buen hábito, medir tu “pulso en reposo” cada mañana, de preferencia a la misma hora y despertándose uno solo, sin necesidad de una alarma.

Pulso en entrenamiento: Cuando tu recuperación ha sido mala, tu pulso durante el entrenamiento será más alto de lo normal o puede pasar incluso, contrario a lo que pudiéramos pensar, que llegues a un pulso mucho más bajo de lo acostumbrado.

Potencia y ritmo: Si notas que tu potencia o fuerza es baja o que no puedes alcanzar tus ritmos acostumbrados, es muy probable que estés fatigado. Tu rendimiento es un indicador importantísimo de cómo realmente te estás o no recuperando. Si no estás logrando hacer los tiempos que acostumbras en ciertos ejercicios durante la semana, es muy probable que necesites algunos días de descanso. Cierto es que puede haber un día malo, un día en que nuestro rendimiento no sea bueno; un día malo es normal, pero dos, tres o más días continuos de no poder entrenar bien, puede indicar una seria fatiga que es necesario atender. Y, en estos casos, entrenar más NO es la respuesta, sino por el contrario, está indicando fatiga, necesitas más descanso.

Equilibrio en la intensidad de tu entrenamiento: Si eres de los atletas que llevan una agenda de entrenamiento en donde anotas no solo la cantidad de km realizados sino también los ritmos empleados en dichos ejercicios así como las recuperaciones, tienes la posibilidad de mantener un “Equilibrio” en la intensidad de tu entrenamiento.

 

 

Deja un comentario