Blog
Por: admin

Se vale llorar

Estoy a 2 días de Competir en el Mundial de Triatlón en Londres, se me hizo la verdad muy rápido, hace 1 año y medio ya lo veía como mi objetivo pero ahora que estoy a 2 días… ¡no sé ni qué pensar y ni que sentir!

 

Solo sé que he entrenado duro para este día, se que han habido días, hasta semanas, de 24 horas de cansancio, sacrificar convivios por ir a entrenar, dejar a un lado los postres que aunque siendo nutrióloga no signifique que no me fascinan, sufrir en dietas precompetitivas, aguantar masajes torturadores… pero todo se recompensa por:

– Nadar y sentir el agua y deslizar y relajarte del día de trabajo

– Rodar con tus compañeros y disfrutar el aire, paisajes, piques y jalones con tus compañeros jaja

– Correr y sentir como vas respirando y tus músculos se van contrayendo

– Lo mejor de todo es el saber que vas a ver a tus amigos de entrenamiento y que a veces hay días que son los últimos en ver y los primeros en saludar (claro aparte de mi esposo )

En fin muchas y muchas cosas mas que han pasado hasta llegar aqui: ¡¡LONDRES!!

Ahora, aquí en Londres ya conociendo la ciudad y los lugares por donde pasaré con la bici (Palacio Buckingham, Trafalgar Square, Parlamento) y Hyde Park donde quiero romper mi marca en un 10K, estoy mas que nerviosa, son nervios positivos, son nervios con adrenalina que hay que dejar juntarse para que el cuerpo se prepare para sacarlo todo. Confieso que en mis primeras competencias no me gustaban, hacían que quisiera llorar jaja ahora lo canalizo y trato de dejar que se junte para que estalle en el triatlón!!

Hoy que vi a los Sprints competir volví a sentir ese “calambre” en el pecho y estómago que me paraba el corazón y la respiración!! Siempre que lo siento trato de pensar en algo diferente!! Y cuando vi a pasar a mis compañeros corriendo me dio una emoción impresionante, el querer sentir lo que están sintiendo en ese momento.

No saben qué ganas tengo de que ya sea domingo, disfrutar cada segundo de la competencia y principalmente:

El dar la vuelta a la meta, llegando a mi máxima velocidad, apretando el paso una vez más y más para romper ese límite que tenemos ¡PUMMMMMM! ya no sentir nada y correr como NUNCA …. ver la META ver MI meta, llegar y lograr mi SUEÑO a mi OBJETIVO, donde con los brazos arriba le doy la despedida a esta etapa y la bienvenida a lo que viene!!! y claro LLORAR de felicidad … se vale llorar!!!

Alina

Esta historia le pertenece a Alina Hanschke

{fcomments on}

Deja un comentario