Noticias
Por: Daniel Cruz

Strava: cómo una aplicación deportiva puede haber abierto una nueva línea de espionaje militar.

El debate sobre los riesgos de los servicios de geolocalización se ha vuelto a activar luego de que la aplicación deportiva Strava publicara un mapa en el que muestra las rutas más usadas por sus usuarios en distintas partes del mundo.

Lo que no se percataron es que dentro de los llamados “mapas de calor” se desvela también la ubicación de las bases militares secretas del Ejército de EE. UU. y centrales nucleares, teniendo en cuenta los registros de soldados que usaron la app.

La plataforma, que es usada por deportistas para identificar rutas de carreras populares en las principales ciudades, reveló los puntos en donde se concentran los militares en lugares como Afganistán y Siria o la ubicación de infraestructuras críticas como centrales nucleares en España. Muchas de estas zonas no son visibles en las vistas de satélites de Google Maps u otros servicios de geolocalización.

El australiano de 20 años Nathan Ruser, quien estudia seguridad internacional en la Universidad Nacional Australiana (ANU, por su sigla en inglés) y trabaja para el Instituto de Analistas de Conflictos Unidos (IUCA), publicó una información en Twitter sobre el mapa de Strava que preocupó a analistas de todo el planeta.

“Las bases estadounidenses son claramente identificables en el mapa”, escribió Ruser en la red social. “No solo las bases de Estados Unidos. También una patrulla turca en el norte de Manbiy (Siria)”, añadió.

“Si los soldados usan la app como otras personas y la activan cuando salen a hacer ejercicios, podría ser especialmente peligroso”.

Aunque la ubicación de bases militares se conoce bastante bien y las imágenes satelitales pueden mostrar cómo son algunos edificios, el mapa de Strava revela informaciones como cuáles son los más usados o qué rutas toman los soldados. Muestra el nivel de actividad, que se indica a través de distintos colores, y el movimiento del personal dentro del recinto.

Aparentemente, esos datos de localización recogen datos de fuera de las bases que exponen rutinas de ejercicio y carreteras que pueden estar siendo patrulladas.

Una vocera del Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció que el país está examinando el mapa y qué datos se han publicado para tomar acciones concretas de protección.

Referencia: BBC | The Guardian | El Tiempo

Deja un comentario