Blog
Por: Regina Falanche

Supera pendientes con estos cinco consejos Trimexico

 

A continuación algunos tips Triméxico para mejorar nuestra técnica de bajada de colinas en bicicleta:

  • Cuanto más inclinada sea la pendiente, más debemos retrasar el centro de gravedad corporal para evitar caernos hacia delante, es decir, debemos retrasar nuestra posición de forma que el ombligo quede prácticamente encima de sillín, manteniendo las bielas paralelas al suelo con los pies a la misma altura. Para ello es fundamental practicar esta maniobra en tramos llanos, adelantando y retrasando nuestra posición tal y como hemos comentado.
Supera pendientes con estos cinco consejos Triméxico

Supera pendientes con estos cinco consejos Triméxico

  • Es importante no agarrar el manillar con rigidez ni llevar los brazos demasiado estirados, ya que generaría una tensión excesiva que se trasladaría a codos, hombros, tronco y resto del cuerpo y provocaría un menor control sobre la bicicleta. Lo ideal es agarrar el manillar con fuerza pero sin bloquear la mano, manteniendo los codos semiblexionados y siempre un dedo o dos tocando el freno para poder frenar más rápidamente.
  • Muchas veces pensamos que las curvas se trazan únicamente con el manillar y no es así. El querer girar únicamente con la rueda de alante girando el manillar es lo que hace que la bicicleta se mantenga demasiado perpendicular al suelo y deslice de alante provocando una caída. Debemos aprender a girar con todo el cuerpo, utilizando la cadera para hacer tumbarse a la bici desde el sillín, jugando con los cambios de peso hacia un lado y hacia otro. Para ello, sería interesante practicar en un tramo llano y despejado con un circuito de conos muy cercanos entre ellos sorteándolos trazando un slalon tratando de girar mediante la técnica que acabamos de describir.
  • Mantener la vista en diagonal a nuestra trayectoria, es decir, mirar demasiado hacia abajo o demasiado cerca de nuestra rueda delantera no nos permitirá poder preveer una posible dificultad que nos encontremos en la bajada. La orientación ideal de nuestra vista debe ser como de una o dos bicicletas más alante, dependiendo de la velocidad o de la pendiente de la bajada.
  • La previsión y la rapidez mental a la hora de trazar el mejor camino es fundamental. Debemos realizar un análisis de la bajada con mucha antelación, o al menos con la suficiente que nos permita tener tiempo para realizar la maniobra adecuada. La anticipación es fundamental, ya que sino es posible que cuando queramos sortear un obstáculo o rectificar nuestra trayectoria sea tarde porque nos hayamos adentrado en una zanja o vayamos directos hacia una piedra. Para entrenarlo, un buen método tal vez sería con la ayuda de un compañero y en un tramo de bajada con no mucha pendiente y despejado, que se nos plantearan diferentes situaciones cambiando el orden y el lugar de determinados objetos, que me obliguen en cada repetición a tener que tomar una decisión diferente.

Deja un comentario