¿Cómo distinguir una contractura muscular de una rotura fibrilar? - Trimexico

Menú

¿Cómo distinguir una contractura muscular de una rotura fibrilar?

¿Cómo distinguir una contractura muscular de una rotura fibrilar?
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En algunas ocasiones, mientras practicamos el triatlón que tanto amamos, podemos notar algunas “punzadas” o “pinchazos” musculares que nos dejan una sensación de dolor o posiblemente nos incapacitan de seguir adelante.

Se le debe prestar atención a las sensaciones de dolor generadas al entrenar. En especial si el dolor se repite en distintas sesiones.

¿Como distinguir si lo que sentí es una contractura o algo más grave como una rotura fibrilar? Con estos tips Trimexico esperamos resolverte esta duda.

Primero hablemos de las definiciones de cada una de estas lesiones deportivas.

  • Contractura muscular es: una contracción involuntaria y permanente del músculo.
  • Rotura fibrilar consiste en la interrupción de la continuidad del tejido muscular casi siempre por un estiramiento excesivo del músculo.

Ambas lesiones presentan unos síntomas parecidos, como pinchazo-punzada, dolor local e intenso e incapacidad de continuar.

Podemos diferenciarlos cuando estiremos el músculo. En ambos casos el estiramiento dolerá, sin embargo, si hay rotura se tendrá una sensación de quemazón inmediata e imposibilidad para realizar un mayor estiramiento.

Para diferenciarlo es más significativo cuando realizamos una contracción excéntrica del músculo dañado, es decir, cuando se contrae al estirarse. En contractura se aliviará el dolor, en cambio si hay rotura dolerá significativamente.

A menudo las roturas se presentan con un dolor característico que es el signo de la pedrada o mordisco, en el que el deportista claramente siente como si alguien le ha tirado una piedra, o bien como si le hubieran dado un mordisco. Pero no siempre aparece este signo, por tanto es importante un diagnóstico adecuado para empezar cuanto antes el tratamiento, que es diferente en cada caso. Las contracturas se pueden solucionar en 1-2 semanas con calor, masaje e hipertermia , mientras que las roturas fibrilares pueden llevar entre 2-4 semanas de recuperación y el tratamiento se tendría que empezar cuanto antes con hipertermia para acelerar la cicatrización, evitar masaje durante unos días y tratamiento local de frío –calor.

Es importante acudir después de lesionarnos al fisioterapeuta para que nos haga un correcto diagnóstico presencial y de ser necesario complementarlo con estudios complementarios, para empezar el tratamiento cuanto antes para volver a nuestra práctica deportiva habitual.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.




Suscríbete

Suscríbete a nuestro mailing

* obligatorios

X