Dom. Oct 24th, 2021

La joven promesa del triatlón surcoreano Choi Suk-hyeon se quitó la vida el pasado mes de julio, cuando acababa de cumplir 22 años.

Suk-hyeon no soportó más los abusos, palizas y acoso psicológico que sufría por parte de varios miembros del personal técnico de su equipo de triatlón de la ciudad de Gyeongju, situada en la costa sureste de aquel país.

«He sido agredida de forma tan violenta… que lloro todos los días. Prefiero morir después de ser golpeada como un perro», confesaba entonces Choi Suk-hyeon en una carta que le dejó a su madre en la que le pedía que revelara los pecados que la estaban matando.

Choi Suk-hyeon, que ya había debutado en las Series Mundiales de Triatlón de la ITU y que acabó cuarta y quinta en el Campeonato de Triatlón de Distancia Olímpica de Corea del Sur en 2016 y 2015 respectivamente, también se había lamentado en varias ocasiones de que algunos de sus compañeros miraran hacia otro lado cuando denunciaba estos abusos.

Seis meses después del suicidio de la triatleta, uno de los acusados, Ahn Joo-hyeon, ex fisioterapeuta del equipo, ha sido condenado a ocho años de prisión y una multa de 10 millones de wones (9 mil dólares) por fraude, agresión sexual y física y violación de la Ley de Servicios Médicos.

Así lo ha decretado el Tribunal de Distrito de Daegu, que también prohíbe a Joo-hyeon trabajar con niños, jóvenes y personas discapacitadas durante siete años, le impone completar 80 horas de tratamiento como delincuente sexual y ordena que se hagan públicos su identidad y delitos a lo largo de este mismo período.

Después del fallo, los padres y los compañeros de equipo de la difunta triatleta comentaron en los medios locales que están decepcionados con la sentencia, ya que la fiscalía pedía hasta 10 años de prisión.

El juicio del resto de presuntos abusadores, incluido el entrenador de Choi Suk-hyeon, están en curso.

X