Dom. Oct 24th, 2021

Tras ganar la plata en el Mundial 70.3, Sam Long puso fin a su temporada 2021 al darse cuenta que el cuerpo tiene sus límites.

 

Long quiso alargar la temporada con una prueba más. Y la apuesta le salió cara. Una semana después de proclamarse subcampeón del mundo 70.3, se puso en la línea de salida del IRONMAN de Chattanooga, donde en 2019 logró su primer triunfo en una prueba de larga distancia.

«Lección aprendida: nunca competiré en un IRONMAN la semana después de un Campeonato Mundial 70.3. Nunca volveré a hacerlo», explica en el último vídeo que ha publicado en su canal de Youtube Sam Long, que tuvo que abandonar en la carrera a pie, después de liderar la prueba durante prácticamente todo el segmento de ciclismo.

«Hay un límite, y los límites son reales, hay un punto de ruptura fisiológico, y todavía podría estar caminando, pero probablemente también estaba un poco agotado mentalmente cuando las cosas se pusieron complicadas. Después de 12 millas, literalmente, no podía correr. No era una cuestión nutricional. Simplemente no podía correr», aclara el triatleta estadounidense.

Sam sabía que era una posibilidad el abandonar y confieza que no se arrepiente de nada.

«Es cierto que, si miro toda mi temporada, hubo demasiadas carreras en las que intenté meterme después de mucho esfuerzo. Creo que soy muy consistente, excepto cuando estoy cansado y no tengo el día bueno. De cara al futuro, solo tengo que eliminar esos días y predecirlos; a veces es difícil saberlo», concluyó el americano.

X