Lun. Ago 8th, 2022

Hay quienes ven pasar las oportunidades y hay quien las aprovecha. Así es como uno consigue cruzar las metas que se propone, y si, en mi experiencia así ha sido.

Hoy me es difícil imaginar mi vida fuera de alguna actividad deportiva, lo que hace algunos años era al revés. Los fines de semana eran de actividad social y de ejercicio mejor no hablamos.

Confieso que desde niño he sentido amor por el deporte, me gustaba el fútbol Soccer y el basquetbol, solía jugar durante horas, prácticamente de sol a sol.

 

En la secundaria llegué a ganar 3 títulos en los torneos de basquetbol con mi inolvidable equipo «The Killers» Còmo olvidarlo…

Mi gusto no sólo abarco este deporte, llegò al fútbol hasta el grado de inscribirme en un equipo profesional, ahí aprendí lo que era la disciplina y los sacrificios que un adolescente amante del deporte podría vivir.

Fueron etapas muy importantes ya que de ellas saque cosas muy positivas, una de ellas forjar mi carácter y alcanzar mis metas.

Llegò la etapa de universitario y con ella las fiestas y las desveladas, aún así no deje el deporte, junto con unos amigos formamos un equipo llamado «Sagrevium» muy original y aguerrido….

La cosecha fue buena, tan sólo en 4 años obtuvimos 3 campeonatos y un Subcampeonato, lo que indica que el deporte y la dieta no están peleados, al menos eso pensaba hasta que perdimos el último año a consecuencia de nuestras parrandas.

Llegaba la vida laboral más activa y sin quererlo debía dejar el deporte por otros proyectos, el tiempo era un factor determinante y escaso en ese momento, no había alguna disciplina que pudiera practicar adecuada a mi nuevo estilo de vida.

Recuerdo que en el parque de mi casa a un corredor que sí las cuentas no me fallan, en punto de las 6:00am entrena sin faltar a su cita desde hace casi 20 años

Al verlo me preguntaba ¿por qué corría? ¿Qué le motivaba?

Siempre he creído que uno debe intentar hacer las cosas para comprenderlas mejor, así que busqué unos tenis para correr y decidí optar por el «Running», esto hace 2 años los cuales me han llenado de enormes satisfacciones: 4 Maratones, 10 Medios e infinidad de carreras cortas (10-16km)

Ahí comprendí a mi vecino y no sólo eso, opté por llevar mi desempeño a otro nivel, ya no sería un maratón o alguna carrera de montaña, en mi cabeza pasaba constantemente la palabra «Triatlòn» un reto que requiere de mucha dedicación para dominar 3 disciplinas: Nadar-Rodar-Correr.

Me inscribí a un Club para tener acceso a la natación, spinning,pesas y carrera, no fue fácil los primeros días…

A nadie le hace gracia poner el despertador a la 5:30am para ir a entrenar, un primer paso para generar un hábito y sobretodo anteponer las metas con disciplina.

Mis sesiones incluían 1 día de descanso con doble sesión entre semana y una dieta algo estricta pero muy necesaria, dejar las desveladas,los antojos,los excesos en general.

Mi primer contacto fué el TriValle en Valle de Bravo en el que sólo fui espectador; algo sumamente motivante.

La competencia ya tenía fecha y lugar, debía ser muy representativo y emotivo, escogí Tequesquitengo por considerarlo emblemático por tantos recuerdos de mi niñez y adolescencia.

Programé mi entrenamiento en aguas abiertas lo que resulto un éxito para perder el miedo y llegar a la justa con plena confianza, así el 26 de mayo de 2012 sin poder dormir la noche previa estaba estrenando me como Triatleta, sabía que al cruzar la Meta no pararía, y es que el Triatlòn es algo realmente adictivo, en mi opinión el deporte del futuro.

La siguiente prueba incluía no sólo nadar en aguas abiertas, era enfrentar el mar, la temperatura y la humedad, todo esto lo superé en 2 ocasiones: Boca del Río y Acapulco.

Mi naturaleza como corredor reclamaba mis orígenes y así fue como cerré un año inolvidable en Cancún al cruzar larga de mi Cuarto Maraton, lo recuerdo con mucho orgullo y mucho cariño, cada gota de sudor, cada día en el Club, sacrificios ,dietas,cansancio,fueron recompensados de la manera más justa y satisfactoria, me convertí en Triatleta y no llega hasta ahí mi meta, no, ahora deseo llear a ser un Ironman y seguro lo conseguiré, todo esta en la Actitud, y si sobra nada impedirá que uno pueda alcanzar sus sueños kilómetro a kilómetro y brazada a brazada.

Gio Estévez V.

@giovzrunner

«Compra Minutos De Vida Practica Triatlòn»

{fcomments on}

By admin

X