Cuidado con lo que sueñas - Trimexico

Menú

Cuidado con lo que sueñas

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Una de las preguntas más populares de los papas a los niños es ¿qué quieres ser cuando seas grande? y hoy recordé que una de mis respuestas que más perduraron en el tiempo fue… quiero ser maestra de educación física. Hoy te quiero platicar porqué esto fue relevante hoy para mi.

 

Nací en 1976 hace casi 4 décadas y siempre fui un poco diferente a las demás. Diferente porque me apasionaba el deporte en tiempos en donde no era bien visto que una mujer practicara deportes como fútbol o karate. El deporte fue un habito que me inculcó mi madre a muy temprana edad ya que ella y mi papá trabajaban entonces en el Club y las clases de deporte se convirtieron en la mejor guardería. Por suerte aún no existía el Ipad ni Netflix porque si no yo no sé si estuviera aquí escribiendo esto.

 

Probé y conocí todo tipo de deportes desde natación, tenis, ballet, gimnasia olímpica, karate y tratando de compensar también me metieron a clases de piano y pintura. A mis 13 añitos había tenido ya la oportunidad de conocer a diferentes entrenadores pero uno en especial me marcó de por vida. Quien compartió conmigo las clases de Karate Do sabe perfectamente que si alguien te pregunta en algún momento «¿estás cansado?» la respuesta correcta siempre debe de ser «No» e incluso internamente siempre completo la frase «…. Quieres más….. Sssssiiiiii». Esto era algo que siempre nos repetía mi Senzei Pablo Delgado, el siempre superar tus miedos, el ser un guerrero en la vida, el dar tu mejor esfuerzo en cualquier actividad que te propongas. A los 10 años me convertí en Cinta Negra y no aún no sabia las valiosas enseñanzas que me habían inculcado.

 

Hoy quiero compartirte lo privilegiada que me siento de haber hecho realidad un sueño y mas aún, el proceso que viví para llegar hasta aquí.

 

Tengo casi 40 años, felizmente casada desde hace 12 y 0 hijos. Sí, no tengo hijos por decisión propia. Lo chistoso de todo es que me encantan los niños y creo que yo les caigo bien a ellos. La respuesta que doy a la pregunta de porqué no quise tener hijos es porque me gusta comer caliente, sentada y a mis horas. La realidad es que hay un tema de egoísmo y ganas de ser libre en el fondo.

 

Llevo más de 12 años de jugar a que soy triatleta de alto rendimiento. Digo jugar porque no soy elite ni vivo del triatlón; y tengo 3 años de ser entrenadora de triatlón y maestra de natación de niños y adultos. Soy licenciada en Comercio Internacional y hablo 5 idiomas. Trabajé varios años en una agencia de comunicación y en una conocida empresa de retail. Hace 3 años renuncié para seguir mi vocación de ser entrenadora de niños y adultos de triatlón y natación.

 

Sssssiiii la misma cara que acabas de hacer la hacen todos. ¿¿¿Cómo??? Tantos años de estudio para terminar siendo entrenadora. Desafortunadamente vivo en una sociedad en donde ser entrenador no es valorado, incluso te puedo decir que es hasta mal visto. Algunos comentarios son: “Pobre… terminó siendo entrenadora…. Se le veía futuro y mira como termino». Pero yo tuve la suerte de que mi decisión fue por elección y convicción. Cuando renuncié y me preguntaban que porqué me iba mi respuesta era… porque voy a hacer realidad mi sueño de ser entrenadora. Solo se me quedaban viendo con carita de «que raraaaaaa» ir a perseguir su sueño de ser entrenadora….. Llllloooossssseeeeerrrrrrr. Así como los sacerdotes desde chiquita tuve el llamado, y hoy lo confirmo que ser entrenadora ha sido una de las mejores experiencias en mi vida.

 

Ser entrenador y más de niños no es cosa fácil, son canijos, todo el tiempo te observan y te estudian para saber cómo manipularte para lograr lo que ellos quieren. Cuando piensas que no te están escuchando y piensas que estas perdiendo el tiempo, de repente hacen algo que no te lo esperabas y hacen exactamente lo que les repetiste y pediste durante variasssss clases, es decir, tienen sus propios tiempos, cuando ellos quieren a la hora que quieren.

 

Este verano organicé mi primer Curso de Verano de Triatlón para niños el cual a decir de sus papas y de los propios infantes fue todo un éxito. Hoy quiero compartirte no las 10 cosas mas importantes que les enseñé sino los 5 aprendizajes que ellos me dejaron a mi y que hacen que todo valga la pena para seguir invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzo en este maravilloso proyecto.

 

1.- Superar tus miedos. Uno de los ejercicios que les puse en la bici fue pasar por una especie de sube y baja de madera. Cuando se los propuse mas de la mitad grito nnnnnoooooo que miedooooooo. Al ver los pequeños que alguno de los más grandes lo intentaron y gritaban “esta padrísimo” se atrevieron a considerarlo. Cuando el grupo que lo había logrado fue aumentando, a los dudosos ya no les quedó más remedio que entrar al equipo de los que superan sus miedo y se atreven a lograrlo. Al final todos lo lograron y querían quedarse ahí toda la mañana. Resultado….. Nuestros miedos se pueden convertir en nuestros mejores momentos cuando decidimos superarlos.

 

2.- Ayudar al vecino. Tuve a pequeños entre 7 y 12 años y una de las escenas que más me conmovió fue cuando los puse a hacer bajadas en el pasto para que aprendieran a hacerlas con pies paralelos y levantándose del asiento. En una de esas uno de los más grandecitos se cae (recuerden que estábamos en el pasto) y se da un santo ranazo. En eso escucho una vocecita de uno de los más pequeños del grupo gritar “no te preocupes amigo… ahí voy a rescatarte” y llegó a toda velocidad en su bici de Superman (casi con rueditas) a levantar a su amigo que le duplicaba en tamaño. Bien hecho Superman!

 

3.- Ser compartido. Tiro por viaje siempre alguien olvidaba algo ya sea el casco, traje de baño, gogles, lunch, etc. y en el Curso, a diferencia del mundo de los grandes, ninguno se hacía pato para no ayudar. Siempre había alguien que gritaba “yo le puedo dar de mi lunch”, o “yo vivo cerca y puedo ir por un casco para prestárselo”. Que lindo sería si de grandes siguiéramos levantando la mano para compartir con los demás.

 

4.- Ser un guerrero. Esta es de mis favoritas. Diario iniciaba el día con una charla de 20 minutos sobre diferentes temas apoyada de videos que ilustraran y les permitiera visualizar sobre el tema del día. Hablamos de la importancia de una buena alimentación e hidratación y les puse el famoso video de Sian Welch y Wendy Ingraham en donde ambas competidoras llegan a la meta gateando porque el cuerpo no les daba para más. El último día iban a hacer su primer triatlón así que les hablé sobre la importancia de ser un guerrero. Al preguntar qué era para ellos un guerrero uno me contestó “alguien que usa un escudo y una espada” a lo que yo contesté que bueno que dices eso porque justamente eso no es un guerrero. Un guerrero es alguien que no se rinde, que lucha hasta el final y persigue sus sueños, así que hoy quiero que se comporten como guerreros y su misión es cruzar la meta a como de lugar. Si se caen no importa que lloren, no es malo llorar, pero si están bien se levantan, se sacuden, se limpian las lágrimas y continúan. En plena competencia una de las niñas se cayó en el retorno y se puso a llorar entonces uno de los chicos que me apoyó le dijo que me iban a llamar para avisarme y la contestación que ella dio fue “porfa no le digas a Andy porque si sabe que me lastimé no me va a dejar continuar y yo tengo una misión la cual es cruzar la meta y terminar a como de lugar y lo voy a hacer”. Wwwwooooowwww

 

5.- El último es para los papas y la importancia de trabajar en equipo. Organizar un mini triatlón por más mini que sea requiere de la ayuda de varias personas. Unos deben estar en la zona de la natación, otros en transición, otros en la ruta de bici y otros en la carrera a pie y sabía que si quería hacerlo bien necesitaba de la ayuda de los papás. El triatlón fue el viernes, ultimo día del Curso en horas laborales así que al preguntar la opinión de gente me decían “no esperes mucho de los papas, quizá te confirmen 2 o 3 pero lo más seguro es que no vayan”. No me importó y decidí mandar la convocatoria a todos solicitando su ayuda y comentándoles la importancia para los niños de verlos ahí apoyándolos. Para mi grata sorpresa llegaron casi 30 papás, hermanos y abuelas voluntarias que decidieron ir en un viernes laboral a ayudar. Al estar reunidos les agradecí y les expliqué la importancia de su presencia tanto en la logística como en el aspecto emocional de sus hijos y les comenté que desafortunadamente debía asignar puestos de los cuales no se podrían mover y lo más seguro es que se perdieran la entrada a la meta de sus hijos. Cuál fue mi sorpresa que una vez terminado el evento ningún papá se había movido de su lugar, todos le habían aplaudido a todos los niños sin importar que no fueran los suyos y el aprendizaje fue, todos queremos ayudar, solo que en ocasiones no sabemos cómo. Me quedo con esto ultimo. Te invito a que desde tu trinchera y desde tu área de expertisse promuevas y te decidas a ayudar a hacer la diferencia. Todos queremos ayudar pero no sabemos cómo.

 

Este Curso de Verano no se trató de correr mas rápido, ni ser el más diestro en la bici, ni tener la mejor técnica nadando. Este Curso se trató de superar tus miedos, de ayudar al vecino, de ser compartido, de creértela que puedes lograr lo que quieras en la vida con tan solo proponértelo. Se trató de sacar ese guerrero que todos llevamos dentro, de pensar como guerrero, de actuar como guerrero, de ser un guerrero.

 

Este verano se cumplió uno de mis sueños de poder sembrar en niños a través del deporte una pequeña semilla de que con decisión, perseverancia y esfuerzo constante pueden alcanzar todas sus metas.

 

En mi caso particular… Para qué tener 1 o 2 hijos si puedo tener cientos en los que puedo tener la oportunidad de sembrarles pequeñas semillas para sacar a ese guerrero que todos llevamos dentro.

 

¿Qué sigue? Me encantaría poder replicar este modelo para llegar a varios rincones del país. Quiero abrir escuelas de triatlón a nivel nacional en todos los niveles. En pocas palabras me encantaría que juntáramos esfuerzos para mover a México. Se que es un sueño pero si no empezamos imaginándolo como yo lo hice a mis 13 años hoy no estaría platicándote la maravillosa experiencia que fue convertirme este verano en «maestra de educación física».

 

Sportcity ciclopolis 2xu  Maximus sports center Catermex

 

MAS ARTÍCULOS:

Un deportista ¿nace o se hace ?

¿Y qué gano con todo esto?

Andrea Ortiz

Andrea Ortiz

Curso de triatlón para niños

Curso de triatlón para niños

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.


Suscríbete

Suscríbete a nuestro mailing

* obligatorios

X