Lun. Jun 24th, 2024

Las ampollas o las rozaduras son uno de los problemas más comunes a los que nos enfrentamos los triatletas. Suelen ser demasiado incómodas y pueden llegar a ser demasiado dolorosas.

No es posible predecir si es que van a aparecer durante el entrenamiento o la competencia. Debemos de conocer y estar preparados para esos dolores para poder soportar la molestia y la incomodidad durante la carrera y en el momento de poder atenderlas, hacerlo cuanto antes.

  • Sudor, que reblandece en la piel y la hace frágil y quebradiza.
  • Cambio de tenis a los que los pies deben acostumbrarse.
  • Lluvia, roce de la piel húmeda contra el calzado.
  • Rozadura de los calcetines o las costuras.
  • Humedad y tierra en debido a haber pasado por un charco.

Una rozadura es una herida que ordinariamente puede ser atendida con agua y jabón más la aplicación de un antiséptico. Si te vas a poner de nuevo el calzado, hay que colocarte el calzado para cubrirlo salvo que la distancia a recorrer no sea demasiada y puedas terminarlo.

Una ampolla pequeña con líquido debes protegerla con un venda o gasa estéril, que debes cambiar cada día. Al bañarte hay que limpiarla con agua y con jabón. Hay que secarla con toque suaves para no romperla.

Una ampolla grande con líquido, debes sacarle el líquido con una aguja estéril. Si se rompe sola, cúrala como una simple herida, lava con agua y jabón y desinfecta. Cúbrela con una gasa o una venda si necesitas ponerte de nuevo los tenis para correr.

Otra opción es colocar el pie con la ampolla en agua tibia con sal por 10 minutos. Conseguirás secarla y vaciarla sin riesgo de infección.

Además existen diversos remedios naturales para tratar las ampollas:

  • Aplicar aloe vera que es un antiinflamatorio natural y cicatrizante.
  • Ajo o vinagre de manzana, son antibacterianos naturales, aplicados sobre la ampolla o rozadura y evitarás una infección y acelerarás su curación.

Sigue estos pequeños consejos sobre las ampollas o rozaduras y evitarás tener problemas a la hora de correr. Lo que si es inevitable es que en algún momento aparezca, pero estas a tiempo de que las atiendas para evitar posibles molestias a la hora de tus entrenamientos o competencias.

 

Referencia: Running Life

X