Debuté en el Duatlón de CD de México - Trimexico

Menú

Debuté en el Duatlón de CD de México

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace tres semanas una amiga me invitó a participar, me regalaba la cortesía y yo ya tenía programado un viaje a Guadalajara para la carrera 10K Rumbo a los Panamericanos. Les juro que vi el mail y me quedé pensándolo un rato, tardé un día en decidirme.

Hice un recuento de mi paso por la bici, hacía un montón que no me subía a una, y me dije: “el cuerpo tiene memoria”, así que le contesté que estaría en el duatlón. Cancelé mi viaje a GDL pensando que “carreras hay muchas, duatlones pocos” y no iba a dejar pasar la oportunidad. Pero ¿y la bici? Mi amigo “Tiburón”, coordinador editorial de la revista Bike, se dio a la tarea de contactar a Turbo y me consiguió la ART W, diseñada para mujeres, de tan sólo 8 kilos y de fibra de carbono. Se tardó más de una semana en llegar y cuando empecé a ponerme nerviosa porque no la tenía y no había entrenado con ella, me dije “el cuerpo tiene memoria”. Así que el miércoles antes a la carrera, llegó a la ofi, empaquetada, la armaron aquí y la pude rodar por primera vez hasta el sábado al mediodía, ¡sí, un día antes de la prueba!

Todos en la redacción me dieron mil consejos, me advirtieron cosas, se reían de que me fuera a caer, dudaban de que lo terminara, porque evidentemente, si tienes varios años de nos subirte a una, la primera vez puede ser un poco lento y brusco…les juro que me sentía como cuando estaba embarazada y que ya estaba a punto de parir y todas las mujeres me aturdían con mil consejos y recordé que al final, cuando estuve en el quirófano hice lo que me dio mi regalada gana. Aquí es cuando un deportista debe sacar la fuerza mental o el FUA o lo que sea, que según mi última prueba en rendimiento deportivo, es lo más valioso que tengo.

 

 

Contra todo tipo de comentarios, me paré en la entrega de paquetes. Ahí ya se percibe un ambiente distinto a las carreras, todos lucen “pros”, tiene look propio de triatletas, traen tenis Newton, Saucony o Asics. Pero hay uno que otro que no se ve nada fit pero que viste igual. La mayoría habla de tiempos, de estar en el top, de sus últimos entrenamientos…¡si! estamos hablando de un ambiente de competencia brutal.

Ahí me di cuenta que el tema era fuerte así que debía sacar la garra y me fui a rodar al Autódromo con mi Art W de TURBO. Di seis vueltas, suficientes para “conocer” a mi bici de forma express y decirle que haríamos un súper equipo. No tuve problemas con ella, su manejo era fácil y el asiento una maravilla. Compré mis geles y mi polvo de recuperación. Y con toda la seguridad del mundo me fui a dormir convencida de que las oportunidades no se desparovechan y que si ya tenía todo y de forma tan fácil, es que la experiencia estaba puesta para mi.

Ya el domingo me levanté a las 5:30 am para salir a toda prisa y despertar a mi bebé que ya se hizo adicta a las carreras. Por primera vez la familia que tengo en el DF estaba reunida para verme. No sé a ustedes, pero después de tantas carreras los domingos, ya el apoyo familiar es más moral que físico. Ver a mi hija, mi esposo y mis hermanos sentados para verme pasar ¡me presionó de forma positiva! registré mi bici y el ambiente ya se tornaba más competitivo. Hasta para la fila al baño, había quien se metía, como si algunos segundos más formado le restaran minutos a su récord personal.

 

Ya en la salida, veo a las chicas que van en mi categoría, casi todas “elite”. El orgullo me levantaba porque por un momento pensé que sería la última en llegar. Claro, yo no iba por el duatlón sprint, yo iba por el corto!!!. 5k carrera-30K bici-5K carrera. La salida fue brutalmente rápida y hasta bajé mi tiempo en 5 K por 5 minutos. Al tomar la bici, sentí miedo, tenía que rodar con hombres y mujeres “elite” pero me dije: “ya estoy aquí, a darle”. Esto no es lo mismo que correr con los “elite”, ellos se van, estos se quedan. Yo siempre fui rodando por la izquierda, digo, no iba a ponerme a su nivel pero los gritos de “izquierda, izquierda”, “con una chingada, izquierda”, “a un lado, izquierda” y sólo sentir el aire de sus bicis a un lado mío, me hizo recordar que ahí la mayoría eran ciclistas. Los entendí, ¡había gente que se cruzaba! Sin embargo, tenía tanto que no respiraba ese ambiente competitivo, de querer ser el mejor y de llegar a la meta a como diera lugar.

Lo más difícil para mi fue bajar de la bici e intentar correr la segunda parte de la carrera. Nunca había sentido mis piernas como gelatina. Corrí como pude, hablando con mis piernas y diciéndoles “vamos, es lo último”. Necesitaba un gatorade con urgencia, afortunadamente el abastecimiento fue excelente y al poco rato necesité mi bebida con electrolitos. Aún así, en la segunda parte le bajé 2 minutos a mi tiempo en 5K. Cuando faltaban unos metros, mi hermana me gritaba “vamos, vamos, ve por el de blanco”. La realidad es que si no ha sido por ella, hubiera hecho más tiempo.

Cuando llegué a la meta, me sentí libre, poderosa…jajaja No, yo no me preparé para este duatlón, yo me estoy preparando para un maratón. Fue una experiencia distinta, me gustó, nada que ver con las carreras que son mas friendly, más de cuates. Aquí el ego y la competencia reinan sin parar, incluso hay quienes pueden llegar a “rayar” en lo ofensivo. No es el triatlón, pero te dice mucho de lo que puede ser si aún no haces uno. Aquí puedes “calar” qué tan fuerte puedes ser.

Estoy feliz porque no causé ningún accidente ni me lo causaron, me tocó ver cómo un atleta de súper nivel sí sufrió una caída y su clavícula se salió de su lugar, también vi como mejores atletas que yo bajaban de la bici y se golpeaban contra las vallas por no tener fuerza en las piernas. Otra vez corroboré que soy tan fuerte como quiera serlo y que la mente juega el papel más importante en el deporte.

¿Que si lo volvería hacer? Claro! Y obviamente, amé esta bici, que lo que tiene de bonita lo tiene de eficiente. Pensé que hoy estaría resentida por el asiento, ¡pues no! Es el asiento más cómodo que yo haya usado y no lo mandé a hacer a mi medida ehhhh. Gracias Turbo por prestarme esta Art W, que varios elogiaron y hasta me pidieron revisar con lujo de detalle, la voy a extrañar. También me acompañaron mis likras de ciclista Adidas y corrí con mis New Balance RevLite.

Mi mejor regalo fue darle la medalla a mi hija, que sólo se levanta por tener una de ellas. Sinceramente, el alternar la carrera con la bici significa un gran alivio mental pero un doble esfuerzo fisico, para mi sigue siendo un trabajo mental más fuerte hacer un 21 o 42K, lidiar con el aburrimiento de correr largas distancias es más difícil, en un duatlón no puedes distraerte, es un trabajo pleno de concentración todo el tiempo y más en la bici.

Nos seguimos leyendo!

 

Sonia Chávez

Directora Runner’s World Mex y Estilo de Vida Motorpress-Televisa.

Corredora, amo el Bikram Yoga, los perros y la moda. Mamá de BBRunner.

Twitter @SonitaChavez

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.




Suscríbete

Suscríbete a nuestro mailing

* obligatorios

X