Mar. Ago 9th, 2022

Despierta, entrena, trabaja, come, trabaja más, duerme y repite.

 

Hablar de un triatleta puede ser interesante pero hablar de un triatleta que además trabaja –y pertenece a la clase social trabajadora, mejor conocida como Godinez– no sólo es interesante, también es divertido

 

Empecemos por tratar de definir un ‘Triatleta Godín’, para eso hay varias teorías que van desde la auto descripción de estos personajes, la de sus padres, la de sus amigos y sus compañeritos de pupitre laboral.

 

Si le preguntáramos a un ejemplar de esta naciente tribu urbana de atletas que combinan el deporte con la vida profesional y la escasa vida social que les queda, nos dirían que son: disciplinados, apasionados y entregados a un deporte que se convirtió en estilo de vida, que la satisfacción de cruzar una meta es inigualable y que en el triatlón encontraron un segundo hogar, una segunda familia e incluso están los más aventureros, quienes encontraron un segundo amor… o tercero o cuarto…

 

Pero esta definición es muy benévola y romántica casi tanto como la de los padres, quienes por lo regular, dicen que sus hij@s son superdotados, que los admiran y respetan porque además de entrenar y trabajar la mayor parte del día, se despiertan antes de que llegue el periódico a sus casas, cuidan su dieta como modelos de pasarela y dedican una buena tajada de su quincena, aguinaldo, bono y hasta la tanda para planear su próximo triatlón o comprar una bici nueva.

 

Cuando acudimos a los amigos del triatleta Godín o bien, a sus compañeritos de chamba para saber cómo los describirían nos encontramos, casi siempre, con dos opiniones, eso sí, distantes entre ellas. Tenemos al amigo que se motiva, en algunos casos abusa de la motivación, y dice que va a hacer un triatlón argumentando: ‘yo nadaba de chiquito, le pido a mi primo la bici de montaña y ya me voy a poner a correr’ o ‘corriendo no tengo bronca, agarro la Ecobici en la Condesa seguido y pues la natación no es lo mío pero floto chido’ o también está el amigo ácido que se limita a decir ‘estás muy cañón pero qué hueva me das, la vida es para disfrutarse’, por lo regular este tipo de amigos es propenso a la fiesta, a la vida social y hasta al sobrepeso y la hipertensión.

 

Seguramente hay muchas más definiciones y opiniones encontradas de lo que significa ser un triatleta Godín, para mí está claro que es un estilo de vida que no se abandona fácilmente, se vuelve adictivo y hasta se lo recomiendas a la gente a tu alrededor, y eso que no hay comisiones como con las ventas por catálogo.

Diario de un Triatleta Godín
Diario de un Triatleta Godín

Este escrito le pertenece a : Triatleta Godín

FACEBOOK: Diario de un Triatleta Godín

By admin

X