Lun. Dic 6th, 2021

Kristian Blummenfelt, de 27 años, quiere más para este 2022.

 

En 2021 se le escapó el Campeonato del Mundo 70.3 (una avería mecánica le obligó a retirarse) y el Mundial IRONMAN de Kona, dos objetivos que quedan para el próximo año a los que hay que sumar el desafío Pho3nix SUB7, en el que tanto él como Alistair Brownlee intentarán bajar de las 7 horas en distancia IRONMAN.

“Mi primer IRONMAN ya está hecho. Ha sido una gran experiencia. Esperaba un día como este: buenas condiciones en la natación y sorprendentemente buenas condiciones también en la bicicleta”, comentó el noruego, quien completó la carrera en el pasado IRONMAN Cozumel 2h 35’24’’.

“Durante toda la semana previa a la carrera, habíamos sufrido un fuerte viento en contra en gran parte del trazado de ciclismo. Pero disminuyó el día de la prueba, y hasta tuvimos un poco de viento a favor. Realmente, me quedé sorprendido con las buenas piernas que tenía. Salí a la carrera tratando de comprobar qué ritmo duro podía mantener desde el principio sin desfallecer. Después de los 18 kilómetros realmente comencé a sentir la fatiga y tuve que usar los siguientes seis o siete para recuperar un poco, para asegurarme de que no explotara por completo. Creo que pude terminar la última vuelta con bastante fuerza, a pesar de llevar las piernas destrozadas».

El campeón olímpico relató sobre su rendimiento en Cozumel, que le da «confianza» para afrontar el desafío de romper la barrera de las 7 horas en 2022 en el mencionado Pho3nix SUB7.

“Fue un muy buen debut y definitivamente nos da mucha confianza para el Pho3nix SUB7. Reducir otros 22 minutos al tener liebres, optimizar el recorrido de los segmentos, el asfalto… y también tener otros siete meses de preparación, demuestra que el sub7 definitivamente es posible», aseguró Blummenfelt.

X