Mar. Ago 9th, 2022

Estudios recientes han mostrado que entrenar con el estómago vacío puede ofrecer algunos beneficios. Entre ellos, puede incrementar el nivel de sensibilidad a la insulina, lo que hará más fácil la pérdida de grasa corporal. Puede también ser el causante del crecimiento de la hormona del crecimiento, que ayudará a construir nuevos tejidos musculares. Correr en ayunas puede también hacer que tu cuerpo sea más eficiente, ya que aprovecharemos las reservas de energía almacenadas, y ayudará igualmente a que el cuerpo absorba los hidratos de carbono y las proteínas que tomemos justo después de la actividad física.

Sin embargo, otros estudios muestran que haciendo ejercicio físico en un estado de vacío puede perjudicar al rendimiento deportivo. Por el hecho de que no tenemos combustible en el cuerpo, no tendremos la energía suficiente para completar la tarea deportiva dada de manera duradera o intensa como si hubiéramos comido. Es decir, quemaremos menos calorías si entrenamos en ayunas.

Es bueno recordar, que todo el mundo es diferente, y que lo mejor que puedes hacer es vigilar el comportamiento de tu cuerpo durante la mañana. Además debes asesorarte con un experto en nutrición que te pueda dar algo adecuado a tus necesidades.

Si lo deseas hacer por tu cuenta, deberías probarte un par de días corriendo en ayunas y otro comiendo algo. Notarás cómo tu cuerpo reacciona o se comporta en cada mañana y si tu rendimiento decae en algún sentido. Si no puedes con tu alma sin tomar algo, come algún aperitivo antes de entrenar por la mañana. Si quieres algunas ideas de snack antes de correr:, aquí te las dejamos:

Si lo puedes hacer 45-60 mins antes de entrenar (45 gr de carbohidratos con un poco de proteína).

  • Media rebanada de pan de grano entero con una cucharada de crema de cacahuete.
  • Pan tostado con algunos trozos de queso.
  • Pan tostado con medio aguacate.
  • Medio vaso de queso cottage.
  • Licuado de fruta con leche de soya.
  • Medio vaso de arándanos con medio vaso de yogur natural.
  • Un puñado de frutos secos y una manzana.
  • 15-30 minutos antes de la actividad (25 gr de carbohidratos)

Si únicamente lo puedes hacer 15-20 minutos antes de entrenar (25 gr carbohidrato)

  • 1 plátano pequeño.
  • Unos pocos panecitos crujientes.
  • Un puñado de pasas.

A parte de esta ingesta, deberás tener siempre presente una buena hidratación antes, durante y después de la actividad.

Al principio será complicado llevar a cabo esta rutina diaria, pero es mejor que no tener nada que quemar en el estómago. Y no me vale inflarme a cenar la noche anterior y tener así reservas, porque las cenas abundantes tienen otras consecuencias negativas.

Fuente: sportadictos.com

X