Dom. Ene 29th, 2023

En 2012 una atleta bastante poco conocida en el mundo del triatlón elite ocupó su lugar en la línea de largada de Londres para participar en su primer Juego Olímpico.

Esta representante de los EU, lamentablemente, sufrió un inconveniente en la carrera- una goma pinchada- y cruzó la meta en 38, puesto impensable si se consideraban sus grandes actuaciones en los dos años de competencia anteriores.

La mujer en cuestión es nada menos que Gwen Jorgensen, Campeona Mundial en 2014 y 2015 y dueña de 12 triunfos al hilo.

Hace dos años que Jorgensen domina el triatlón elite femenino y gana reconocimiento mundial, hasta el punto en que se creó la palabra “Gwensanity” para describir su reinado.

A pesar de sus impresionantes logros, el resultado que obtuvo en los Juegos Olímpicos de Londres es como una mancha que Jorgensen no consigue olvidar.

Este resultado fue el que la impulsó a poner en práctica una serie de cambios y ajustes en su entrenamiento que le han dado éxito y la han ayudado a redimir su actuación en el circuito olímpico.

Nacida en Wisconsin, Jorgensen fue atleta en la Universidad de Wisconsin-Madison. Gwen comenzó a competir con el equipo de natación de Wisconsin y promediando su carrera colegiada, decidió cambiar de deporte y concentrarse en el pedestrismo.

En sus últimos años de estudiante se sumó al equipo de pista y campo y ganó honores en este campo. A pesar de su éxito en este nivel, cuando se graduó en 2008 y pensando que sus mejores días de competencia elite ya habían terminado, decidió emplearse en Ernst & Young en Milwaukee.

Sin embargo, a poco de graduarse, el Programa de Reclutamiento de Colegiados del Triatlón de EU se contactó con Jorgensen y la convenció para que compitiera en una actividad que combinaba sus pasiones y talento deportivo en un solo deporte.

“El USAT me reclutó para el triatlón, pero en ese momento yo no quería ser profesional porque pensaba que no era lo suficientemente buena. No renuncié a mi trabajo en Ernst & Young LLP, quería mantenerme sin la ayuda de otros. Ahora hago triatlón a tiempo completo y me encanta. Y todo gracias al apoyo de mucha gente”, comentó Jorgensen para la página oficial de la ITU.

Jorgensen participó en su primera competencia oficial ITU en 2010 y, enseguida, comenzó a avanzar en los rankings gracias a incursiones en el circuito de Copas Mundo.

 

Hace dos años que Jorgensen domina el triatlón elite femenino y gana reconocimiento mundial, hasta el punto en que se creó la palabra “Gwensanity” para describir su reinado.
Hace dos años que Jorgensen domina el triatlón elite femenino y gana reconocimiento mundial, hasta el punto en que se creó la palabra “Gwensanity” para describir su reinado.
X