Dom. Oct 24th, 2021

Casi el 90 por ciento de los triatletas llegan a las competiciones con un esquema de carrera determinado y un resultado o actuación en la cabeza; luego, en los momentos previos dicen la típica frase de «vengo a ver que pasa, a acabar sin más», para amortiguar una posible equivocación.

Es decir, que si las cosas no van bien en la carrera, esa idea previa de actuación puede bloquear y hacer que exista un retiro.

Por ello, la importancia de tener un Plan B, es decir, ir a una carrera con una segunda idea previa en la cabeza, que nos ayude a continuar si la idea previa original falla.

 

 

Es por eso que se requieren llevar otra idea a las carreras para que no se claudique en el intento:

 

  1. Lleva una idea preconcebida acorde a tus posibilidades. Hay algo que no falla, Los tiempos en los entrenamientos casi siempre serán mejores que los que se pueden hacer en competición. Si no llegas a unos mínimos, no pretendas ir más fuerte en carrera.

 

  1. Ten r por tus rivales. Por muy fuerte que estés, aunque llegues en tu mejor forma, cuenta con que no sabes como está tu rival, usa el Plan B, «yo estoy fuerte y sigo a lo mio», piensa que si el otro está así es porque también entrena.

 

  1. Momentos de flaqueza. hay momentos en la competción que físicamente no puedes o te vienes abajo, ten un Plan B, mantén la cabeza fría afloja el ritmo y adelante, no pienses que estás mal porque te empezarás a hundir.

 

  1. Es muy frecuente en un IM ponerse a caminar y justo ahí, ahí comienza el fin. En los entrenamientos, lleva tu cuerpo al máximo y luego, sin papar, lleva un rirmo inferior, marcándo puntos de referencia, por ejemplo la vista en una señal, un arbol, un cartel; al llegar a un punto determinado, localiza otro y así sucesivamente. Puede ser un buen Plan B.

 

  1. Optimizar el fracaso. Vas a una carrera con un objetivo, pero desde el principio ya ves que no lo conseguirás, puedes sacar al menos algo positivo, intenta probar cosas nuevas, por ejemplo intentar marcar el mejor registro a pie posible, para ello relaja en bici, y corre a tope para poder saber cual sería tu límite.

 

  1. Salvo fuerza mayor, por ejemplo, rotura de bici, caída seria o cosas similares, no retirarse nunca, pues la carrera da muchas vueltas y el plan B puede llegar a la vuelta de la esquina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X