Mar. Ago 9th, 2022

Correr en el agua tiene la mala fama de pasar por aquaerobics. Pero con la técnica correcta, es un entrenamiento fuerte y es la herramienta perfecta si estás lesionado o necesitas un cambio en tu rutina. Estás trabajando con una fuerte resistencia (piénsalo: el agua es más densa que el aire) sin golpear tus articulaciones.

Aquí te ofrecemos unos tips Triméxico para encontrar la forma:

Piernas: Empieza con las piernas estiradas. Haz punta con tus dedos como un bailarín de ballet y barre las piernas de adelante hacia atrás, usando los muslos para crear el movimiento. Mantén la cadera debajo de tus hombros.

Brazos: Pon tus brazos suavemente a los costados, las palmas viendo hacia adentro, codos ligeramente doblados. Permite que tu pulgar roce tu muslo mientras éste se mueve. No cruces la línea media.

Cabeza y ojos: Mira hacia adelante con la quijada relajada. Siente como si un hilo soportara tu cabeza encima de tus hombros.

Hombros y pecho: Presiona los hombros hacia atrás y un poco hacia abajo. Deberían estar sueltos y relajados. Presiona el pecho hacia adelante y hacia arriba para respirar más fácilmente.

 

Correr en el agua es un entrenamiento fuerte y es la herramienta perfecta si estás lesionado o necesitas un cambio en tu rutina
Correr en el agua es un entrenamiento fuerte y es la herramienta perfecta si estás lesionado o necesitas un cambio en tu rutina
X