Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La famosa pregunta de los 25,000 millones. En mi opinión la respuesta es: depende. Depende del nivel del cual estemos hablando. Si pensamos en un deportista como Lance Armstrong o en un Michael Phelps te diría que en esos casos sí nacieron con ciertos defectos físicos que les permitieron hacerse extraordinarios deportistas. Defectos como un corazón más grande que le permitió tener una mayor resistencia o extremidades más largas que lo hicieron ser más veloz. Defectos que si son detectados en el momento correcto, desarrollados y entrenados adecuadamente con la guía indicada se convierten en virtudes para sobresalir en el deporte.

 

Y ahora …. ¿qué pasa con los que no nacimos con esas virtudes?

 

Si hablamos de deportistas comunes y corrientes como tú o como yo, que no somos campeones del mundo y que trabajamos de sol a sol mi experiencia indica que en la mayoría de los casos nos hicimos deportistas. Unos con más facilidades que otros pero nos tuvimos que hacer en el camino. ¿Cuál es la receta para hacer a un deportista? Justo hoy quiero compartirte algunas de las conclusiones a las que he llegado. Por supuesto no son las únicas y hay decenas más pero aquí te comparto 5 que te pueden servir si inicias, quieres ayudar a alguien a adentrarse en el camino del deporte o simplemente quieres mantenerte ahí.

 

1.- Tenemos que crearnos hábitos. Así es, un hábito se crea después de 21 días de haberse repetido una misma acción. No podemos pensar que si nuestros padres no nos inculcaron el deporte desde pequeños un buen día amanezcamos y podamos levantarnos temprano para ir a entrenar sin ningún problema frescos como una lechuga. Siento mucho decirlo pero no será así, tendremos que repetir, repetir y repetir un acto para que nos deje de costar tanto trabajo y empiece a formarse una rutina que después se traducirá en la maravillosa palabra llamada constancia.

 

2.- Al principio será una obligación. Algunos padres de familia quizá no estén de acuerdo con esta frase lo cual sería muy válido pero desde mi experiencia cuando somos pequeños (y grandes también) nos gusta la buena vida y esforzarnos lo menos posible. Si te preguntan como niño qué prefieres quedarte en casa a ver tele o ir a tu clase de natación pues por supuesto que preferirás ver tele. Así que desafortunadamente al principio, y hasta que no se haya formado un hábito, tendremos que obligarnos a ir a entrenar.

 

3.- Prueba hacer de todo. Cómo va uno a encontrar el deporte que lo apasione en la vida si únicamente hemos practicado uno. Si tienes suerte y ese único deporte que probaste te apasionó desde el principio pues ya la hiciste, pero si no entonces lo más seguro es que dejes el deporte porque no obtuviste la satisfacción que esperabas. En mi caso por ejemplo fue interesante porque no me encantaba ni nadar, ni correr ni hacer bici yo era tenista, bailarina y karateca pero el día que conocí y probé por primera vez el triatlón (que son 3 deportes bici, nadar y correr en una misma competencia para quien no lo conozca) me apasionó.

 

4.-  Plantéate un objetivo y ponle fecha. Esto puede hacer la diferencia y se convierte en un gran motivador. No es lo mismo una persona que se levanta a correr todos los días sin un objetivo que una persona que tiene clara la fecha de su primera carrera y que incluso hasta ya pagó su inscripción, todo cambia. En el caso de la primera persona si hace frío, ya no va; si hace calor, tampoco. Si le duele un dedo no entrena, si lo invitan a cenar pues menos. Y así nos vamos hasta que un buen día se da cuenta que en todo el mes sólo fue a entrenar 10 veces. En cambio la otra persona que ya está inscrita a una carrera no dejará de entrenar (mas que en casos de emergencia) por miedo a fallar, por querer mejorar su tiempo, porque ya tiene el tiempo encima, para demostrar algo o incluso por no perder una apuesta, pero estas razones lo motivarán a levantarse temprano para ir a entrenar.

 

5.- La amistad mueve fronteras. Empieza entrenando con un amigo para incrementar las probabilidades de no abandonar ni morir en el intento. Mencionaba en otro artículo que mis mejores amigos los hice en el deporte y he tenido pláticas extraordinarias en entrenamientos largos y de baja intensidad. Hay personas que se quedan de ver con una amigo en un café para platicar. Imagínate hacer lo mismo pero sobre la bici entrenando 90 kilómetros rumbo a Atlacomulco. ¡Priceless!

 

No existe la fórmula indicada para hacer un deportista pero estoy segura que si aplicas estos 5 puntos incrementarás la probabilidad de engancharte (o enganchar a alguien) de por vida. Recuerdo perfectamente el día en que yo me enganché en el deporte. Tenía 8 años y mi mamá llevaba bastante tiempo obligándome a ir a mis clases de deporte, incluyendo el tenis. Por más que le decía que no quería ir porque prefería quedarme en casa a ver tele ella no se rendía. Un buen día le hice un mega berrinche a mi mamá de esos que nos salen muy bien a las mujeres. Recuerdo la escena en donde mi mamá me estaba jalando a la clase de tenis, literalmente jalando porque ella iba adelante con mi raqueta de tenis y yo atrás de ella deteniendo el otro extremo de la raqueta y presionando los pies contra el suelo para evitar entrar a la clase. Ese día muy inteligentemente y después de jalar conmigo hasta la mitad de la cancha le dijo al profesor que había ido a hablar con él para decirle que a partir de hoy «la niña» no volvería a ninguna de sus clases. Al escuchar esto salté de felicidad porque por fin me quedaría en casa a ver tele. Así fue … fui muy feliz hasta el día 10 en donde lo único que pensaba era que extrañaba mis clases, extrañaba el tenis, extrañaba a mis amigos y aunque aún era muy pequeña para entenderlo extrañaba ese sentimiento de satisfacción después de lograr un match point. Con humildad y lágrimas en los ojos, a la edad de 8 años y después de 10 largos días de agonía frente al televisor, le pedí a mi mamá que me regresara a todas mis clases, incluyendo el tenis. Hoy sé que ese día y a la edad de 8 años tomé una de las decisiones más importantes de mi vida que hizo que me enganchara en el deporte de por vida. ¡Gracias mamá por tan sabia lección!

MÁS ARTÍCULOS DE ANDREA ORTIZ

 

 

 

 

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

By admin

One thought on “Un deportista ¿nace o se hace ?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X